Rafael Roa © 1992

Rafael Roa © 1992

El jueves impartí una mis clases en el master de EFTI. Esta vez tengo un grupo genial, hay talento y ganas de trabajar. Gente seria, algunos de ellos ya realizan proyectos muy interesantes y desde la primera clase ya me han hecho participes de sus trabajos. Así da gusto, encontrarse rodeado de jóvenes con ilusión y ganas de progresar. Pero no todos son así, quizás la mayoría de la población tampoco sea como ellos y se parezcan más a todos los corruptos de nos gobiernan y administran nuestras vidas.

Murió José Luis Sampedro, un referente ético para una minoría de muchas generaciones, si lo hubiese sido para la mayoría este país sería otro muy diferente. Mucha gente premia al pillo, al listillo, al mediocre que se aprovecha del trabajo de otros o se enriquece estafando a los demás. En el colegio era igual, los más tontos, vagos y zotes iban de chulos en el patio ejerciendo de chorizos. Hay una cultura entre este tipo de gente de beneficiarse del esfuerzo de los demás. En internet es una práctica habitual que se ha extendido a todos los ámbitos de la sociedad. Periódicos que piratean las fotografías de profesionales, cantantes que plagian a poetas, famosas que se buscan “negros” para que le escriban un libro, y un sinfín de penosos ejemplos de comportamientos indebidos.

Ellos son “la peste”, esa chusma impresentable que ha hecho de la estafa y el robo sus hechos más cotidianos. Que un mediocre te haga un corta y pega en la red no es tan importante como el que roba cientos de millones de dinero público, pero bajo esa trampa de listillo se oculta una filosofía de vida igual que la del político o banquero que se roba millones. Ese sujeto cuando tenga hijos los educará igual, les hará ver que aprovecharse y robar es de listos y trabajar honestamente de gilipollas.

La peste, esa colectividad de vagos y corruptos pretenden de los que trabajamos les permitamos sus tropelías y abusos. Este país no tiene solución porque llevamos siglos de prácticas nauseabundas ejercidas y propagadas desde el poder como algo habitual. Así estamos y así nos va, quiénes nos representan son reflejo de las practicas de la mayoría.

 

Share →

6 Responses to La Peste

  1. Antonio dice:

    No lo has podido expresar mejor. Así nos va en este país. Y luego nos asombramos de las cifras de paro y de los mangantes, que no magnates, que nos gobiernan, que nos dirigen. Pan y circo. ¡Qué sabios eran los romanos! El problema es que cada vez queda menos pan, y la vida contemplativa no puede continuar “sine die”. ¡Pero mientras vaya funcionando! ¿verdad?

    Sabias tus palabras. Amen.

  2. J. Kwen dice:

    Un placer y un lujo seguir lo que publicas, las fotos y reflexiones.

  3. David dice:

    Muy cierto, ya en el colegio veía a gente que hoy seguro son unos trepas y unos listillos, que en realidad no saben nada…muy buena tu reflexión sobre estas personas.

  4. Triste verdad, que en nuestra profesión, experimentamos de continuo. Que en un naufragio, algunos se apoyen en la cabeza de otros para salvarse, hundiéndoles en las frías aguas, es -hasta cierto punto- de esperar. Pero que se haga lo mismo, en su equivalente de la vida diaria profesional, para triunfar sobre los demás, es práctica lamentable, y sin embargo rampante, y por sorprendente que parezca, no solo admitida por los que deberían valorar méritos en justa medida, sino incluso aplaudida de forma tácita, en repugnante connivencia. Así es, “y pues amarga es la verdad, quiero echarla de la boca”.

  5. […] José Luis Sampedro, Crisis, corrupción, Rafael Roa, fotógrafo, fotografía del desnudo  […]

  6. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Rafael Roa © 1992 El jueves impartí una mis clases en el master de EFTI. Esta vez tengo un grupo genial, hay talento y ganas de trabajar. Gente seria, algunos de ellos ya realizan proyectos muy interesantes y desde la primera…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *