Samuel Aranda © Premio World Press Photo 2011

Samuel Aranda © Premio World Press Photo 2011

He estado unos días en Barcelona impartiendo unos talleres y alejado de toda actualidad que no hayan sido las bochornosas explicaciones del PP sobre el caso Barcenas, las cuales me producen indignación y asco, porque lo que más me molesta es que insulten a la inteligencia de los ciudadanos.
A través del muro de Facebook de Gervasio Sánchez me entero de lo sucedido a Samuel Aranda con la editorial Random House Mondadori. Le solicitaban una fotografía para incluirla en un libro sobre el grupo Extremoduro. Por supuesto gratis, para el incrementar del beneficio de la editorial.
La idea de que a una gran editorial como Random se le ocurra pedir fotos gratis, es porque ya lo consideran una práctica habitual, y porque han tenido una cantera de individuos dispuestos a regalar sus fotografías por el penoso minuto de gloria.
En el muro de Gervasio Sánchez y en el mío de Facebook podréis ver los correos cruzados por Samuel con la editorial, no tienen desperdicio.
Hace unos días unos grandes grupos editoriales piratearon fotografías de Tino Soriano.
Estos hechos de saqueo y robo sobre el patrimonio de los fotógrafos se suceden muy habitualmente muy a nuestro pesar.
En Julio de 2011 publiqué un post en este blog esbozando un pequeño análisis sobre la situación de la fotografía profesional en este país.
Nosotros somos los responsables de esta situación, y nada más que nosotros. Unos nos hemos negado a firmar cesiones totales de derechos a las empresas editoras por el precio de una entrevista, la consecuencia ha sido que hemos perdido esos clientes en beneficio de aquellos que se han rendido a esas presiones.
Por tanto los fotógrafos se dividen en dos, los que defienden sus derechos laborales y su copyright y los que han tragado con la excusa que tienen que trabajar.
Todos tenemos necesidad de trabajar, de pagar nuestros gastos a final de mes y de seguir viviendo. A mi como a otros muchos compañeros nadie nos regala nada, y seguimos con mayor o menor fortuna peleando por seguir viviendo de esta profesión y sacar nuestros proyectos adelante.
Por eso me dan rabia estos abusos que suceden contra los profesionales y me alegro de la respuesta contundente de Samuel Aranda en la defensa de su patrimonio, sus fotografías y sus derechos de reproducción.
Después escuchas críticas absurdas como las que recibió Cristina Garcia Rodero por la sesión de los Borbones. Si hay “fotógrafos” que envueltos en sus fulares y Leicas no entienden que eso fue un trabajo alimenticio, es que o tienen mala intención o son tan cainitas y envidiosos como la propia naturaleza de nuestro pueblo.
Creo que cuando vayamos a comprar un libro debemos mirar que editorial lo publica y hacer un boicot activo a todas aquellas que como Random House intentan aprovecharse del trabajo honesto de los profesionales de la fotografía.
La supervivencia de la profesión está en las actuaciones de todos los profesionales en defensa de su trabajo, no regalamos nuestras fotografías y cuando se publican se pagan o no hay fotografías.
Lo ideal sería poder tener un sindicato fuerte o una asociación profesional que pudiese establecer las bases que regulen la profesión y el ejercicio de la misma, exactamente igual que tienen otros colectivos profesionales en este país.

Samuel Aranda ©

Samuel Aranda ©

Share →

6 Responses to Fotografías Publicadas, Fotografías Pagadas / Samuel Aranda

  1. Las buenas fotos no son casuales. Quien conoce la profesión sabe perfectamente que entre bastidores, detrás del disparo, existe un trabajo adicional, elegir entre 10.000 fotos la perfecta o la que llevabas en la cabeza antes de disparar. Un trabajo que en algunas ocasiones no tiene precio, ni en las tarífas editoriales mas especializadas. Como dice Rafael Roa, nombrando las críticas recibidas a Cristina Garcia Rodero por la sesión a los Borbones, sería kafkiano pensar o poner en duda por ejemplo, cuanto tiempo tarda Antonio López en realizar un cuadro por la dedicación, estudio de la luz y tesón del artista (“El sol del membrillo”, pelicula), y que le pidieran el cuadro gratis para colgarlo en no se que sitio. Es asombroso lo que pasa en este país… El concepto entre apretar un botón a f/5.6 o pintar con un pincel Royal & Langnickel es dar un puñetazo encima de la mesa y de una vez por todas respetar la obra de un premio WPP, respetar la profesión del fotógrafo. “Ver la imagen en el cerebro antes de tocar el obturador”, como dijo Ansel Adams

  2. felipe dice:

    Me lo pasó un compañero y me quedé bastante asombrado… una gran editorial y encima un libro de un grupo que vende miles y miles de discos y seguro que venderá miles de libros…increíble pero cierto..

    un saludo

  3. Buenos días Rafael,

    Una vez más estoy totalmente de acuerdo contigo. Quizás la dignidad personal/profesional del fotógrafo tiene lo que busca… depreciación por su trabajo. Cierto que la situación en este país -que no en otros muchos- está pasando por una degradación humana/profesional que raya en estar incluso por debajo de una “república bananera” (con respeto hacia esos lugares), pero también es verdad que nosotros mismos hacemos bien poco por dignificar nuestro trabajo y profesionalidad. A este paso, el fotógrafo en España pasará a ser una rara especie en vías de extinción, lamentablemente, y no sólo por las deplorables circunstancias actuales, sino por su baja autoestima en todos los sentidos. Del plano político… mejor no hablar, pues es para llorar amargamente durante mucho rato, en medio de un lodazal de corrupción e injusticias sociales.

    Un abrazo,
    Juan Carlos Martín

  4. Luis dice:

    IMHO en la profesión – como en la sociedad – sobran bocachanclas y ociosos que emplean su tiempo en sacar punta a cualquier cosa que haga o deje de hacer un compañero. Los aledaños de la misma están llenos de quieroynopuedo o puedoperonose que buscan su estatus de guru de camarilla de una forma u otra, generalmente opinando de más protegidos por el anonimato y sin necesidad de tener un currículum algo menos que penoso fuera de flickr.

    Cristina hizo unas fotos de encargo exactamente igual que en Solms venden cámaras y objetivos, pero está visto que es más puro fotografiar mendigos sin el más mínimo criterio más allá de satisfacer el ego, para acto seguido irse a tomar unas cañas y pontificar sobre lo que otro tendría que hacer.

  5. […] fotógrafos, fotografía, crisis, abusos en la profesión, Samuel Aranda, Tino Soriano, Gervasio Sánchez  […]

  6. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Samuel Aranda © Premio World Press Photo 2011 He estado unos días en Barcelona impartiendo unos talleres y alejado de toda actualidad que no hayan sido las bochornosas explicaciones del PP sobre el caso Barcenas, las cuales m…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *