Manu Brabo © Siria

Manu Brabo © Siria

Comienzo el sábado con dos lecturas recomendadas. Pere Chuliá comparte un artículo de Manuel Recio publicado en Jot Down sobre los orígenes del jazz en Nueva Orleans. El fotógrafo Vincent Bosch me sugiere una reflexión de David Garcia sobre “La estética del fotoperiodismo: la guerra de Siria.

David Garcia se plantea unas interrogantes sobre si se deben fotografiar los conflictos o las atrocidades desde un punto de vista estético, si es necesario dotar de una cierta belleza a ese tipo de hechos trágicos.
Nunca me he encontrado ante ese dilema, y podría decir que prefiero la opción de intentar hacer buenas fotografías a aquella de jugar con un cierto sensacionalismo macabro.
Es decir, encuadrar la muerte de los otros con una óptica angular que acentúe la tragedia en primer plano produciendo un incremento visual de la tragedia.
Woody Allen divide a los humanos en dos categorías, los que pertenecen al mundo de lo horrible, que son las víctimas de las barbaridades generadas por el hombre y la categoría de los miserables donde nos encontramos todos los demás.
Sobre las preguntas que lanza al aire David Garcia creo que los fotógrafos a los que pone como ejemplo en su artículo hacen su trabajo de la mejor manera que creen de se debe hacer. Producen buenas imágenes que no rebajan el dramatismo de la guerra ni lo presentan como algo idílico, simplemente son testigos de esa realidad y la cuentan según su propia perspectiva.
Podemos decir que estos profesionales nos presentan las imágenes de lo horrible a los miserables que consumimos esas noticias.
El negocio de la información muestra la actualidad a una velocidad vertiginosa, lo último es lo que más vende, esas noticias frescas se repiten hasta su saturación y se caen de la portada por la aparición de otras nuevas. Es como enterrar los conflictos que se caen de la portada, y desterrarlos al cajón del olvido.

Algunos de mis trabajos me los planteo bajo la premisa de “sólo existes cuando te veo”, y el mundo de la información sigue esos mismos planteamientos. No vemos el horror, pues no existe.
He decidido usar esta excelente imagen de Manu Brabo, sólo nos muestra su mano inerte de un soldado abatido con unos papeles, una tela, y lo que parece ser un billete roto. Manu Bravo elige la parte por el todo, oculta el rostro del soldado muerto y más detalles sobre quien puede ser o a cual bando pertenece. Con esta narrativa visual que me recuerda a los planteamientos de Ralph Gibson. Manu Brabo nos muestra la muerte sin necesidad mostrar las miradas inertes de las víctimas.

Share →

4 Responses to Fotografiar Las Tragedias / Fotoperiodismo

  1. Brabo dice:

    Es Manu Brabo! Con B. Puedes decir Bravo por Manu Brabo.

  2. […] Fotografiar Las Tragedias / Fotoperiodismo, Manu Bravo, Guerra de Siria, David Garcia, Woody Allen, Ralph Gibson, Jot Down, fotografía, Jazz  […]

  3. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Manu Bravo © Siria Comienzo el sábado con dos lecturas recomendadas. Pere Chuliá comparte un artículo de Manuel Recio publicado en Jot Down sobre los orígenes del jazz en Nueva Orleans. El fotógrafo Vincent Bosch me sugiere u…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *