Rafael Roa © 2013Sony Nex 7

Rafael Roa © 2013
Sony Nex 7

Buscar, ese el verbo que debemos conjugar cuando nos enfrentamos a cualquier proceso donde la creación personal esté implicada. Los resultados de nuestro trabajo deben de ser siempre producto de nuestras ideas, esta debe de ser nuestra primera premisa.
Que ocurre cuando decidimos que el azar, lo aleatorio sea el que construya la narración visual de nuestro trabajo. Conocemos el modo de enfrentar el proceso e incluso el método minucioso que vamos a emplear. La búsqueda del momento decisivo.
Unos se apostaran en una esquina donde las luces y las sombras produzcan una estética visual atractiva, a la espera de que un sujeto pase por ese punto exacto donde hemos decidido que se producirá la imagen deseada. Vamos a coleccionar sujetos que pasan por ese punto, y disparar nuestra cámara, como por ejemplo Philip Lorca-diCorcia ha realizado en su serie “Heads”. Lo aleatorio tiene una gran influencia en el resultado final, salvo que manipulemos a los sujetos y los hagamos pasar por ese punto como una coreografía precisa, ese no es el caso.
Nunca me había planteado una serie con anterioridad que dependiese tanto del azar. 
El otro día y como mero divertimento decidí colocarme enfrente de una ventana del tren de cercanías en el cual iba a realizar un corto recorrido. Encuadré la ventana y fotografié con la intención de congelar parte de ese paisaje que pasaba fugazmente frente a mi.
Tengo una colección de imágenes que puedo manipular en relación con la secuencia en que fueron realizadas. Selecciono aquellas que considero más interesantes y decido que si repito la historia modificaré algunos pequeños detalles de la toma para mejorar el resultado final.
El azar determina el resultado final, hay una búsqueda a través de una idea inicial, pero dependemos de lo aleatorio en estos casos.
Como en la vida, lo aleatorio es todo aquello que está presente y va produciendo pequeños o grandes cambios dependiendo de nuestras propias decisiones.
Buscar y esperar que todo suceda, o cambiar cualquiera de la variables iniciales determinará lo que obtengamos.
Toda la fotografía de reportaje, lo que ahora se denomina “street photography” está condicionada por el azar dentro de una búsqueda premeditada de una idea.
Esto sirve para algunos, otros provocan mediante lo efectista o lo sorprendente, imágenes artificiosas que capten la atención del espectador medio. La canción del verano de la “street photography”, el éxito fugaz aderezado con lazos de colores.
Pero lo más importante que quería comentar hoy, es esa búsqueda del azar, de algo que no sabemos que va ocurrir y que determinará el resultado final. He ilustrado este post con mi pequeño juego en el tren y con el trabajo de tres grandes fotógrafos que buscan partiendo de sus ideas, y saben que el azar siempre se encuentra a la vuelta de la esquina. Reflexionar sobre esa búsqueda nos puede ayudar a controlar un poco más el proceso.
La fotografía como la vida es un cruce de caminos, y el resultado siempre dependerá de nuestras propias decisiones, o como en el blues de Robert Johnson, siempre el diablo acaba llamando a nuestra puerta.

Philip-Lorca DiCorcia © Heads

Philip-Lorca DiCorcia © Heads

Txema Salvans © Wellcome Abroad

Txema Salvans © Wellcome Abroad

Alexander Gronsky ©

Alexander Gronsky ©

 

 

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *