Rafael Roa © 2013

Rafael Roa © 2013

Nada que decir. Noche de regalos, alegrías, esperanzas y miserias. Participar de la fiesta colectiva de las risas, fiestas y juegos para evadirse de la realidad. Me ha costado mucho hacer este post, no tenía animo para contar nada. Lo ilustro con imágenes que hice el  último día del año pasado y el primero de éste.
La voz de Mayte Martín y el piano del gran Tete Montoliú aplacarán mis angustias esta noche.
Que gran artista y persona Tete Montoliú, cuantas noches me ha hecho disfrutar con su música en teatros o sesiones en clubes de jazz. Con sus grandes gafas negras y su sonrisa permanente siempre. No sólo en el escenario, sino cuando te lo encontrabas cerca del Café Central donde iba a tocar horas después. Murió en su plenitud como músico de jazz, dominando todas las parcelas de su arte. Garry Winogrand se fue antes, a los dos se los llevó esa enfermedad maldita que es una condena a muerte para los que no son ricos.
La fotografía y el jazz siempre han estado muy unidas, reflejar en imágenes los gestos de esa música que sale dentro del alma de quien lo interpreta siempre ha sido muy apasionante. Mi amigo Javier Nombela sabe mucho de eso, el siempre hacía la imagen más autentica de cada músico. Este post tiene banda sonora, no os la perdáis, pinchad en los links de Tete y Mayte.
El recuerdo de estos dos grandes artistas me ha ayudado a decidir coger la cámara y buscar entre las sombras de la noche.

Rafael Roa © 2013

Rafael Roa © 2013

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *