From the monthly archives: "enero 2013"
Manuel Álvarez Bravo © 1938 - La buena fama durmiendo

Manuel Álvarez Bravo © 1938 – La buena fama durmiendo

Manuel Álvarez Bravo (1902-2002, Ciudad de México) es el gran referente de la fotografía mejicana. No se puede abordar la historia de la fotografía de ese país sin empezar hablando de este maestro, que es una figura en la historia de la fotografía.
Voy a comenzar este post con una frase suya que resume su forma de ver y abordar el trabajo fotográfico:
Lo importante en un fotógrafo es su obra, su sinceridad, su capacidad de trascender el plano documental para alcanzar la plenitud humana.”
La obra de Álvarez Bravo se extiende desde los años veinte a los años noventa, manteniendo su estilo y su forma de seleccionar la realidad.
Desde la fotografía documental, hasta sus desnudos, retratos o abstracciones, siempre fiel a su propias ideas. Creer en lo que uno hace, ser sincero en las realización del trabajo es la base principal para ofrecer al espectador algo que realmente emocione y comunique más allá de la mera contemplación de una imagen.
Vivió el periodo posterior a la revolución mexicana con artistas como Diego Rivera y Frida Kahlo, y reflejó en sus imágenes no sólo su parte documental sino también los retratos de estos personajes y sus desnudos más poéticos y sensuales. Muchas de sus fotografías son imágenes emblemáticas y referentes en la historia de la fotografía, como ejemplos podemos citar: Obrero asesinado en la huelga de 1934, la hija del los danzantes de 1933, o la buena fama durmiendo de 1938.
Es un fotógrafo imprescindible que todos debemos conocer para tener referencias en relación con otros fotógrafos de esa época.
Vamos a tener la oportunidad de ver gran parte de su obra en la Fundación Mapfre de Madrid del 13 de febrero al 19 de mayo próximos.

Manuel Álvarez Bravo © 1934, Obrero asesinado en una huelga

Manuel Álvarez Bravo © 1934, Obrero asesinado en una huelga

Manuel Álvarez Bravo © 1932-34, Los Agachados

Manuel Álvarez Bravo © 1932-34, Los Agachados

Manuel Álvarez Bravo © 1977, Fruta Prohibida

Manuel Álvarez Bravo © 1977, Fruta Prohibida

Manuel Álvarez Bravo © 1933, La hija de los danzantes

Manuel Álvarez Bravo © 1933, La hija de los danzantes

Manuel Álvarez Bravo © 1931El ensueño

Manuel Álvarez Bravo © 1931
El ensueño

Manuel Álvarez Bravo © 1947Espejo Negro

Manuel Álvarez Bravo © 1947
Espejo Negro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Christian Patterson © Redheaded Peckerwood

Christian Patterson © 2005, Redheaded Peckerwood

Christian Patterson (1972, Wisconsin, USA) es un fotógrafo que muestra su trabajo utilizando la parte por el todo, y construyendo la narración a partir de objetos, espacios, o lugares que ayuden a completar la historia. Fue ayudante de William Eggleston, y se nota su influencia en su obra. Es muy difícil no dejarse influenciar aunque sea de una forma inconsciente por la obra de un fotógrafo tan poderoso como él.
Patterson construye sus propias historias, en su primera seria “Redheaded Peckerwwod”, recrea a través de objetos y lugares, la historia de dos asesinos en 1950, hechos acaecidos en el estado de Nebraska.
Muestra los lugares que estos recorrieron en su macabro viaje, y la serie incluye objetos reales de los personajes de estos sucesos. Quizás la mezcla de color y blanco y negro en  y las imágenes de esos objetos del pasado produzcan un cierto caos estético al espectador, que pudiese tener referencias de otros autores alemanes menos afortunados a la hora de plantear este tipo de narrativas. Este planteamiento Patterson lo resuelve de forma brillante.
Su segundo proyecto “Sound Affects” realizado también en el año 2005, explora la ciudad de Memphis a través del color y como sustitutivo de los sonidos. Quizás sea este trabajo el que tiene toda la influencia del maestro del New Color, pues el la serie anterior el concepto, y la narración a través de los objetos le otorgan un carácter más conceptual.
Patterson a expone sus obras en galerías y museos en todo en mundo y su trabajo lo representan la Rose Gallery de Santa Monica, CA y la Robert Morat en Hamburgo.

Christian Patterson © 2005, Redheaded Peckerwood

Christian Patterson © 2005, Redheaded Peckerwood

Christian Patterson © 2005, Redheaded Peckerwood

Christian Patterson © 2005, Redheaded Peckerwood

Christian Patterson © 2005, Redheaded Peckerwood

Christian Patterson © 2005, Redheaded Peckerwood

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

Christian Patterson © 2005, Sound Affects

 

 

 

 

 

 

Ida Wyman © 1945, NY

Ida Wyman © 1945, NY

Ida Wyman (1926, Meiden, MA, USA) es una fotógrafa que perteneció a la Photo League desde 1946. Comenzó a trabajar en los años ’40 muy pocas mujeres realizaban de fotógrafos de prensa. Colaboró con medios como Business Week, Life, Collier, Fortune, entre otros. Se puede considerar que el trabajo de Wyman es una mirada más de todos aquellos grandes fotógrafos que desarrollaron la fotografía documental americana de ese periodo entre de la segunda guerra mundial y los años de postguerra. Al ser miembro de la Photo League inevitablemente su trabajo tiene un contenido social, aunque ella lo focalizó más en la vida cotidiana de las gentes, y los cambios en las ciudades.
Su trabajo en blanco y negro es exquisito, así como el material de color que tiene esa suavidad de los materiales de la época. Su obra no tiene la densidad y profundidad de otros fotógrafos de aquellos años, pero posee una cierta y sutil ironía acompañada de una mirada poética dirigida hacía los personajes que fotografiaba.
Fotografió a algunas celebridades de aquellos años relacionados con el mundo del cine.
Sus imágenes tienen esa mirada ingenua y tierna de una mujer que se acercaba con naturalidad a reflejar la vida que pasaba ante su cámara. La fotografía le ayudo a vencer su timidez y a relacionarse con las personas que posaban para ella. Muchos de los fotógrafos de la Photo League desde Walter Rosenblum, Aaron Siskind, Robert Frank, Ruth Orkin, Weegee, Bererice Abbott, W. Eugene Smith, Margaret Bourke White, por citar algunos, son los que han influido fundamentalmente en la fotografía documentalista que se ha producido en posteriores décadas. Ellos han reflejado la emoción, la vida y su intensidad espontánea. La técnica la dominaban, pero la característica más importante era la emoción narrativa que reflejaban. Como todos sabéis la Photo League fue acusada de subversiva y de la pertenencia al Partido Comunista de algunos de sus miembros. Fue obligada a disolverse en 1951. La obra de Ida Wyman forma parte de la historia de la fotografía norteamericana de aquellos años, y contribuyó como otros muchos autores al desarrollo de lo que hoy se denomina “Street Photography”. Su obra es representada por la  Cohen Gallery de Los Ángeles.

Ida Wyman © 1950 LA

Ida Wyman © 1950 LA

Ida Wyman ©

Ida Wyman ©

Ida Wyman © 1945

Ida Wyman © 1945

Ida Wyman © 1945

Ida Wyman © 1945

 

Ida Wyman © 1949

Ida Wyman © 1949

 

Ida Wyman © 1948

Ida Wyman © 1948

 

Ida Wyman © 1950

Ida Wyman © 1950

Rafael Roa © 2013Sony Alpha 99

Rafael Roa © 2013
Sony Alpha 99
ISO 1600

Me entero en una red social por mi amigo Manuel Verdura que se están produciendo despidos por la fusión de dos grandes agencias Tapsa y Young Rubican. El sector está en crisis desde hace muchos años. Es evidente que se han vivido años de sobre abundancia y despilfarro, e incluso con comportamientos exagerados que hemos recordado vagamente en la serie Mad Men.
Se empezaron a recortar los gastos de atención con los clientes, las grandes cenas, viajes y demás prestaciones complementarias que todos conocemos.
Hemos pasado de los excesos de las propias agencias, a que estás comenzasen a regalar parte de los servicios que se contrataban a profesionales, me refiero a fotógrafos, realizadores, productoras.
Primero fue la muerte de la publicidad gráfica, ya no se necesitaban buenos profesionales para realizar esos trabajos, con fotos de los bancos de imágenes bastaba. El resultado fue la desaparición de una publicidad gráfica de calidad que se sustituyó por todas aquellas campañas de usar y tirar.
La primera crisis que coincidió con la primera guerra del golfo, eliminó a los grandes creativos y llenó las agencias de aquellos ejércitos de equipos juniors. En algunos casos gente joven muy creativa y en otros personas menos cualificadas, que sus referencias culturales se basaban en que Michael Jackson siempre había sido blanco.
Después con las llegada de la tecnología digital, los fotógrafos nos empezamos a encontrar con la famosa perspectiva plana del Mac. Nos pasaban bocetos de corta y pega, que eran imposibles de realizar desde una perspectiva óptica.
Y empezaron a prescindir de profesionales cualificados porque con una cámara digital, o imágenes realizadas por el cliente resolvían el problema.
Está reflexión es idéntica  al campo de los spots o producciones de vídeo. El resultado ha sido una bajada de la calidad y la supresión de servicios para maximizar el beneficio.
En definitiva se ha permitido que el cliente coma mierda y le guste, y como ha visto que podía seguir tirando de la cuerda se ha dedicado a presionar más y más a las agencias.
¿Y ahora en que punto estamos?
Ahora sobra todo, la publicidad gráfica, la audiovisual, y sobramos todos los profesionales que realizábamos esas tareas. Campañas on line con atractivos diseños y espacios comprados a céntimos el click.
Supongo que después de esta ola de despidos en el sector surgirá la figura del “chico para todo” que aglutinará a un individuo que realice todo, desde la creación de la campaña a la producción de la misma. Se le dotará de un buen Mac y una cámara digital para hacer fotografía y vídeo y producirán las campañas con sus propias familias de figuración, todo gratis.
Eso si se salvaran aquellos “genios” que dirigen el cotarro que se dedicaran a pontificar sobre la adaptación del sector a estos tiempos de crisis. Los máximos responsables son aquellos que han dirigido el negocio de la publicidad buscando sólo el beneficio inmediato, sin una perspectiva clara de un modelo de negocio a seguir, que fuese sostenible y compatible con el cambio tecnológico. Estos altos directivos han sido los especuladores del sector y los responsables de haberlo hundido, con los consiguientes daños colaterales a la industria de producción.
Pasará como en Kodak, que el eficiente Pérez se ha cargado una compañía con más de 100 años de historia. No se puede dejar que el zorro esté cuidando las ovejas. La crisis y los cambios en la industria de la publicidad son sólo una anécdota en la transformación del sistema social.

El fin del sueño socialdemócrata

El asesinato de Olof Palme en 1986 puso fin al sueño socialdemócrata y a la sociedad del bienestar. El resto de partidos fueron comprados por el gran capital para dotar de contenido a unas supuestas formas democráticas que se han demostrado inexistentes.
La economía neoliberal se lanzó después de la caída del muro al saqueo de las sociedades del bienestar europeas. Era preciso desmontar ese mal ejemplo e implantar un sistema de producción similar al chino. Las guerras financieras de los últimos años contra el euro y la falta de cohesión política europea que culminó con el fracaso de las constitución europea del 2006, facilitaron el proceso. Ahora estamos en pleno desmontaje del sistema de prestaciones sociales. Se vende  la idea del autoempleo como solución a la reducción de los costes empresariales. La guerra de precios de los emprendedores por hacerse con  un volumen de negocio que les permita sobrevivir, facilitará la obtención de servicios al más bajo coste posible por parte de las empresas.
No interesa al poder ni la cultura, ni los servicios sociales que nos hemos pagado con nuestros impuestos, los privatizarán obligándonos a pagar por ellos. Quieren trabajadores que no piensen ni tengan ningún sentido crítico. Las políticas de estructuras económicas racionales nunca se pondrán en práctica, les interesa una sociedad inculta y sumisa que se resigne a una situación de miseria.
Por lo tanto no es necesario un sector publicitario de calidad, si no que como todos los otros sectores sólo obtenga beneficios al más bajo coste.

5724274-oluf-palme

Olof Palme 1927-1986

Helmut Newton © 1975-1978De la serie Noches Insomnes

Helmut Newton © 1975-1978
De la serie Noches Insomnes

Helmut Newton nunca me influyó en mi trabajo de desnudo pero siempre fue una referencia. Me gustaba esa forma de provocación burguesa, y como todas las gallinas y pollitos del mundo de la moda cacareaban públicamente alabando su trabajo.
Nunca fue políticamente correcto, y su gran éxito fue que en aquel mundo sin internet, sin fotógrafos 2.0, consiguió domesticar a toda esa burguesía adinerada, con su desnudos llenos de provocaciones evidentes, de objetos bellos y fuertes representados por sus walkirias desnudas.
Fue un bon vivant, amante del dinero, el lujo y la buena vida. Siempre hizo lo que quiso y todo eso se notaba en su trabajo comercial y personal.
Siempre me causo admiración por esos motivos, por la calidad de su trabajo y por dominar a esa troupe de millonarios que se morían por ser retratados por él.
Las directoras de las grandes cabeceras de la moda le alababan, supo someter a esas poderosas y vanidosas mujeres a sus criterios como fotógrafo.
Profesional sin fisuras, supo sacar partido a sus enfermedades coronarias para seguir fotografiando durante su recuperación.
Tengo muchas dudas sobre si su muerte fue un accidente o la eligió él. Chocó contra un muro a la salida del parking a una velocidad muy superior para salir del garaje.
Eso es sólo un detalle, lo más importante es que siempre impuso sus criterios fotográficos, y por eso llegó a ser quien es en la historia de la fotografía.
Hay muchos imitadores de las corrientes de éxito hoy en día. Muy pocos arriesgan o se atreven a la larga travesía del desierto en contra de las modas. Pero esos que lo hacen serán siempre los que al final conseguirán un sello propio, el resto serán los farsantes del pelotón.