Rafael Roa © 1984 Polaroid SX-70

Otro día de diluvio. Más de 24 horas continuas de lluvia en Madrid. Las calles encharcadas al amanecer, provocando que te tengas que proteger con el paraguas del paso de los autobuses y de los coches. Pocos transeúntes en las calles. Estos días me dejan sin aliento y sin ideas. Madrid vacío. Café y charla con un amigo cercano. Vuelvo a visitar a Artaud en el MNACRS.
La enfermedad, la locura, el abandono y el vacío infinito.
“Una enfermedad que afecta al alma en su más profunda realidad y que infecta sus manifestaciones. El veneno del ser. Una verdadera parálisis. Una enfermedad que nos quita la palabra, el recuerdo que nos desarraiga del pensamiento.” Antonin Artaud
Lo efímero y la sociedad de la simulación. Todo lo que vivimos es efímero. Simulamos todo aquello que fue importante en su día y abandonamos o destruimos. Lo recuperamos con las nuevas tecnologías y nos lo vuelven a vender como algo innovador. Como la memoria es frágil y el conocimiento escaso lo volvemos a comprar.
En fotografía digital simulamos películas antiguas, texturas, colores, y tratamos de reproducir su apariencia. La maravilla de las películas Polaroid quedan reducidas a una aplicación en un smartphone y a un Proyecto Imposible de unos fabricantes muy malos, que han hecho una mala imitación de la famosa película. Cuando la probamos lo único que conseguimos es manchar los rodillos de la SX-70. Una mierda de imitación. Sama y yo pasamos por esa experiencia juntos.
Vivimos en una sociedad de simulación, nada es lo que aparenta ser. El marketing ha sustituido a los productos de calidad y a las grandes ideas. Un mediocre con una buena campaña de publicidad puede llegar muy alto. Tenemos ejemplos en todas las áreas de la sociedad. Alcaldes, empresarios, entrenadores, artistas. Los nombres están en la mente de todos.
Pienso en el acto de fotografiar. Veo un vídeo de una supuesta profesional que trabaja sin parasol. Debe ser la reina en Seatle de las luces parásitas, en esa ciudad que también diluvia. Los formatos y las herramientas determinan el resultado final.
Podemos capturar una foto con un móvil, meter unos filtros y compartir con cualquier aplicación. Nuestra disposición no es la misma que cuando trabajamos con una cámara de placas de 20×25 cm. Con el móvil se captura y comparte y con la cámara de placas hay una idea previa muy elaborada antes de coger la cámara.
Esa es la gran diferencia. Como afrontamos el acto de fotografiar con cada herramienta.
Para mi fotografiar con el móvil es un mero divertimento. Lo hago en los transportes públicos y en los aeropuertos porque me aburro. Cuando cojo una cámara ya tengo una idea de lo que quiero. Hay una reflexión incluso en la fotografía más inmediata. Busco, pero se que estoy buscando.
El otro día hablaba del retoque en el retrato, de como las gentes no quieren una imagen real de ellos mismos. La cultura de la simulación de ha impuesto. Mostramos lo que no somos y simulamos sabores, texturas, colores, sensaciones de las realidades que enterramos.
En estos tiempos las palabras de Artaud se convierten en unas reflexiones anticipadas de una sociedad en decadencia. La enfermedad que afecta al alma, el veneno del ser…

Rafael Roa © 2010 Captura Digital
The Last I Saw

Rafael Roa © 2000
Retrato de Ingrid Rubio, Polaroid 55

Share →

5 Responses to La Fotografía En La Sociedad De La Simulación

  1. Yvette Boulet Vyncke dice:

    Me atraen de una forma curiosamente fuerte lo que veo en ciertas texturas. Reresentan lo que ha pasado, y ya no podra ser. Los demás pasan de largo y me preguntan “que estas viendo,?”
    y siguen sin ver nada de nada. Y para que ? Y digo si no miras y escuchas te pierdes una gran parte de la vida.

  2. Rosa Ferré dice:

    Me gusta tu refexion , hoy en día todo vale y el resultado meramente bueno , pero para mí y para los que buscamos más allá siempre existe lo nuevo yo si creo que hay algo por descubrir , ya sé , que nadíe compartiria mi opinión , pues desde siempre parece que todo se repite .
    Es , lo que pienso , cada mañana al salir veo cosas que nunca antes vi , es cuestión de interpretarlas diferente .
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *