Rafael Roa ©
Tony Leblanc, actor (1922-2012)

Tony Leblanc es un icono de mi infancia. Era el actor cómico que nos endulzaba aquellos años tan grises, a los que el poder de hoy nos quiere arrastrar en un viaje al pasado. Fotografiarle fue para mi como reencontrarme con el héroe de mi infancia. “Kid Tunero” aquel boxeador sonado que iba de la “Casa de Campo al gimnasio y del gimnasio a la Casa de Campo”. Cristobalito aquel niño repelente, otro personaje entrañable de una televisión en blanco y negro, cuyos telediarios se llenaban de imágenes de aquel miserable dictador inaugurando pantanos. Y toda una gran lista de películas, obras de teatro, revistas, y con muy diversos personajes y géneros. Tony me contaba que siempre había sido muy deportista. Boxeaba y jugaba al fútbol al mismo tiempo. Tenia peleas los sábados por la noche y jugaba al fútbol el domingo por la mañana en el Carabanchel FC. Cuando llegaba con secuelas de la pelea en su rostros tenía que contarle al entrenador que había sufrido un percance. Llegó a ser campeón de Castilla de boxeo y ganó el trofeo Pichichi como máximo goleador de la tercera división. Tony ejercía de madrileño castizo, de aquellos tipos que ya no existen, generosos, nobles, solidarios, con un sentido del humor y una ironía de la vida muy peculiar. Era un mito para la gente del pueblo, un tipo luchador, conquistador y que en todas sus películas deseábamos que se quedase con la chica que amaba, o que cumpliese sus objetivos. No soy mitómano, pero determinados personajes de mi infancia han supuesto para mi un recuerdo entrañable por lo que significaron en aquellos tiempos. Tony representaba la alegría, la risa, era una especie de antihéroe que no se resignaba a su suerte. Cuando le fotografíe, hará unos diez o 12 años, estaba recuperándose de una enfermedad en su casa. Fue una sesión muy entrañable, diferente, y debido a sus circunstancias de salud, la sesión fue para mi algo secundario, aunque hicimos buenas imágenes. Estos recuerdos se configuran en base a imágenes y sonidos que mantenemos en nuestra memoria. Como ocurre con la fotografía, construimos nuestras referencias audiovisuales que constituyen los archivos de nuestra historia. Gracias y hasta siempre Tony, y como decían los romanos “Sit Tibi Terra Levi”, que la tierra te sea leve.

Tony Leblanc, actor

Tony Leblanc, actor

Tagged with →  
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *