Carlo Mollino ©

Carlo Mollino (Turín, 1905-1973) fue un hombre del renacimiento en el siglo XX. Un “bon vivant” con talento, capaz de ejercer como arquitecto, diseñador, fotógrafo, urbanista.
Poseedor de una gran curiosidad creativa, disfrutaba con el erotismo en su fotografía.
Era un voyeur con cámara, que materializaba en imágenes sus propias fantasías. Seguidor de Marinetti y de la corriente Futurista, fue un hombre apasionado por todo aquello que emprendía. Su interés por la fotografía le llevo a escribir un ensayo que titulo “El Ensayo Del Cuarto Oscuro”.
Fue un refinado voyeur que decoraba los espacios, con diseños de mobiliario propios para la realización de sus sesiones fotográficas. Estos cuartos eran templos privados que Mollino definió como “cuartos de solteros”. Sobre los espacios privados se ha escrito mucho, anteriormente Adolf Loos ya había diseñado los suyos, eran considerados por Mollino como lugares donde proteger el ámbito privado de la moral pública.
No faltaban detalles para garantizar la persuasión y la seducción, crear el ambiente necesario para hacer realidad una fantasía. En el 2003 la editorial Arena publicó un libro titulado Polaroids donde se reflejan todas las fotografías de Mollino realizadas con esta película instantánea. Mollino un hombre lleno de contradicciones, vivió con su madre hasta una edad avanzada, y después se refugiaba en esos cuartos donde se convirtió en un precursor de Playboy, fotografiando a mujeres que contrataba para realizar sus sesiones fotográficas.
El voyeur en su entorno privado disfrutando de sus sueños y deseos ocultos, sus pasiones alejadas de sus actividades como arquitecto, diseñador o dramaturgo.
Para contemplar la obra de Mollino es necesario conocer su vida, su entorno para colocarse en la perspectiva correcta y poder tener una opinión ponderada.
Hay que analizar la pretensión con la cual cada uno se enfrenta a la producción fotográfica, cual es nuestra verdadera intención a la hora de fotografiar. Esto que pertenece al ámbito más privado del sujeto nos sirve, para hacer una profunda valoración de las obras de todos aquellos que usan la fotografía como forma de expresión personal.

Carlo Mollino ©

Carlo Mollino ©

Carlo Mollino ©

Carlo Mollino ©

Carlo Mollino ©

Tagged with →  
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *