Imogen Cunningham © The Unmade Bed, 1957

Imogen Cunningham (1893, Portland – 1976, SF) es una de las fotógrafas americanas de mayor renombre que forma parte de la historia de la fotografía. Sus primeras obras se caracterizaban por la estética de la fotografía pictorialista que se había desarrollado durante los últimos años del siglo XIX. En 1907 comenzó a trabajar en el estudio de Edward S. Curtis en Seatle donde aprendió en oficio de fotógrafo. Se formó en Alemania, donde hizo una tesis sobre el viraje a sepia de las platinotipias. Su gran influencia fue Alfred Stieglitz con el que se encontró en NY a la vuelta de sus estudios en Alemania.
Formo parte del grupo F/64, que estaba compuesto por Paul Strand, Ansel Adams, Edward Weston, Willard Van Dyke, Henry Swift, Sonya Noskowiak y ella misma.
El nombre del grupo fue tomado del diafragma más cerrado que usaban los objetivos de las cámaras de placas de la época. Este grupo de fotógrafos eran partidarios de la fotografía no manipulada, y se basaba en un realismo estético y un estricto control técnico mediante el sistema de zonas. En Alemania surgió un movimiento similar que se le conoció como Nueva Objetividad. Cunningham trabajó durante años para Vanity Fair haciendo retratos de las estrellas del momento. Su obra está llega de delicadeza. Tanto sus desnudos como las fotografías de las plantas tienen una armonía estética que seduce a quien las ve. Si analizamos las diferentes facetas de su trabajo se observa que sea cual sea el tema que trate sus fotografías son inapelables. No hay un resquicio por el cual se pueda encontrar una grieta que muestre defectos en sus trabajo. Sus retratos de músicos, los acompaña de tomas en las cuales da importancia a una parte por el todo, dando una visión conceptual del sujeto y centrando la fuerza narrativa en el hecho de la interpretación.
Los retratos poseen una magia que da un realce especial al sujeto que fotografía. Da igual de que tipo de personajes se  trate, pueden ser sus colegas fotógrafos del F/64, un actor o un vendedor de periódicos. Fue profesora de la Escuela de Bellas Artes de California, donde coincidió con Ansel Adams, Minor White Y Dorothea Lange. Siguió haciendo fotografías hasta casi su muerte a los 93 años.
Podremos disfrutar de una gran artista de la fotografía en la Fundación Mapfre de Madrid desde el 18 de Septiembre al 20 de Enero. Es una gran oportunidad para posiblemente ver copias de época de esta gran artista. En su web podemos adquirir copias positivadas en la actualidad de su obra por unos 2500,00 $. Las copias de época de estos autores tienen un precio muy superior. Comprar una fotografía de una gran artista como ella, garantizada por la fundación que gestiona su obra, es mucho más interesante desde mi punto de vista, que adquirir una imagen de alguien que hoy está en la cresta de la ola.

Imogen Cunningham ©

Imogen Cunningham © 1931 Frida Khalo

Imogen Cunningham © 1935 Dancers

Imogen Cunningham © 1952

Imogen Cunningham © 1929

Imogen Cunningham © 1956 Evan Connell

Imogen Cunningham and Twinka Thiebaud by Judy-Dater 1974

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *