Rafael Roa © 2012
IPhone 3GS

Esta imagen hecha con el móvil fue la segunda que hice el día de ayer. Salía al amanecer del mismo hospital en el cual iba a tratarse de su enfermedad Esperanza Aguirre.
Resulta curioso que acuda a la medicina pública cuando ella ha sido una de las personas más decididas en hundirla, igual que la educación. Después el día me llenó el cuerpo de indignación, rabia e impotencia. La brutal y delictiva violencia ejercida ayer por la policía ha ido incrementando en mí esta rabia contenida. Los jóvenes fotógrafos que se han jugado el pellejo y sus equipos para contar la verdad de los hechos, nos han aportado las pruebas para dejar en evidencia a los miembros de este gobierno y a sus patéticas valoraciones irresponsables, faltando a la verdad de lo sucedido. La cacería de los antidisturbios por la estación de Atocha, actuando como una jauría de bestias enrabietadas, ha mostrado al mundo las actuaciones de unos cuerpos de seguridad sin control, actuando al margen de la ley, y fuera de los usos de una sociedad democrática. Los policías infiltrados entre los manifestantes para justificar los excesos policiales son hechos que la justicia de un país serio debiera investigar. A estas horas la plaza de Neptuno esta ocupada pacíficamente por los ciudadanos. Lo que nos demuestra que lo que yo pensé ayer, de que querían provocar una intervención brutal, parecía un plan perfectamente elaborado desde dentro del Ministerio del Interior.
Los vídeos de Juan Robles Gonzalez,  nos han permitido conocer con detalle las atrocidades cometidas. Él también fue víctima de la violencia policial sobre su equipo. Las fotografías y vídeos de todos aquellos que estaban el el mismo lugar donde se cometían estas atrocidades nos han permitido conocer la verdad. Un fotoperiodista se hace mostrando imágenes que permitan defender la libertad, y todos estos jóvenes tienen el valor y la mirada puesta en denunciar aquello que va contra ella.

Sólo deseo que está noche no se produzca de nuevo la brutal violencia policial de ayer. Me gustaría saber que le cuentan estos hombres a sus hijos cuando llegan a casa, debe de ser difícil justificar un trabajo así.
Hoy quería hablar de Paolo Pellegrin, uno de los jóvenes talentos de Magnum, pero no puedo quitar mis pensamientos de todo lo que ha sucedido.

Rafael Roa © 2012 / 25S
Ciudadanos pacíficos frente al Congreso

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *