From the monthly archives: "julio 2012"

In Sook Kim © 2007, Room 606
De la serie Saturdays Nights

In Sook Kim (1969, Busan, Korea del Sur) es un fotógrafo que ha realizado una serie sobre la conducta y la estética del voyeur. Con un comportamiento similar al protagonista del film “La Ventana Indiscreta”, recrea situaciones que podían ser vistas por un extraño oculto en la oscuridad.
Un hotel con amplios ventanales y las vidas de los otros al descubierto, las miserias, las pasiones o los secretos, lo ilegal y lo delictivo, las soledades y la desesperación, todo visto por el ojo indiscreto del voyeur que observa la realidad de los otros como si de un espectáculo se tratase.
Este fotógrafo koreano afincado en Düsseldorf, ha sido alumno de Thomas Ruff, pero afortunadamente ha sido capaz de encontrar narrativas personales alejadas de las representadas por la fotografía alemana de los últimos años. Su trabajo esta representado por la Galerie Paris-Beijing.

In Sook Kim © 2007, Room 101
De la serie Saturdays Nights

In Sook Kim © 2007, Room 106
De la serie Saturdays Nights

Cada habitación es un pequeño mundo personal donde se representan todos los pecados capitales, las más profundas pasiones o los secretos más inconfesables.
El deseo o la desesperación, cada escena cuidada hasta el más mínimo detalle, convierte en voyeur al espectador que desearía conocer el final de cada historia como si de un thriller se tratase. Sólo es una muestra de ficción de como somos y de como nos puede ver cualquier observador en la oscuridad. El trabajo de este fotógrafo koreano representa los instintos más básicos de los humanos.

In Sook Kim © 2007, Room 409
De la serie Saturdays Nights

In Sook Kim © 2007
De la serie Saturdays Nights

Julia Fullerton-Baten ©

Julia Fullerton-Batten (1970, Bremen) es una fotógrafa inglesa nacida en Alemania de padre ingles y madre alemana. Es una de los nombres más destacados de la fotografía contemporánea británica.
Sus narrativas visuales se apoyan en el realismo mágico y en un cierto surrealismo adaptado a las estéticas dominantes de la fotografía que imperan ahora.
Su trabajo se apoya en la post producción digital, pero esto no es la parte más importante de su obra.
Cuando veo sus obras me acuerdo de Ellen Kooi, Gregory Crewdson, Alec Soth, Axel Prager. Podemos decir que existe una cierta contaminación narrativa en la elección de los personajes que fotografían y en los mundos de soledades y artificialidad que todos ellos reflejan en sus obras.
Ya expresé esta opinión en otro post anterior que titulaba “Los vasos comunicantes de la fotografía contemporánea”.
La exquisitez pulcra e inocua de los lugares donde esta autora sitúa a sus personajes los dota de una mayor artificialidad, un mundo perfecto de maquetas de trenes eléctricos y unos interiores sin una mota de polvo o de restos de vida humana.
Sus personajes llegan a parecerme muñecos de un museo de cera carentes de tener sentimientos o pasiones. Mientras escribo escucho a Chet Baker para dar un contrapunto de emoción a las imágenes que estoy contemplando.
Este es el mundo virtual, de personajes fríos, interiores perfectos, iluminaciones tenues, artificialidad, y perfección técnica lo que nos ofrecen muchos autores de renombre dentro de la fotografía contemporánea.
¿ Tienen algo que ver estas corrientes estéticas con los comportamientos sociales, que reflejan, que nos quieren transmitir, sus sensaciones reales o la metáfora de lo falso y artificial de la sociedad que nos rodea?

Me gustan estos autores a nivel estético y aprecio su perfección técnica, pero yo necesito otro tipo de intensidades, de miradas, de pasiones, las imperfecciones del mundo real.
Todas esas cosas me hacen sentirme vivo, amar, llorar, sufrir, odiar, todas aquellas emociones imperfectas de las cuales estamos hechos. Estos personajes me transmiten la perfección sumisa de un mundo de autómatas, y yo prefiero tener sensaciones intensas o la soledad del caballo de carreras que muere agotado en el fango de la pista.

Julia Fullerton-Batten ©

Julia Fullerton-Batten ©

Julia Fullerton-Batten ©

Julia Fullerton-Batten ©

Albert Watson ©

Albert Watson (1942, Edimburgo) es otro de los grandes nombres de la fotografía de la moda y se encuentra situado por méritos propios en el Olimpo de los más influyentes fotógrafos de moda y retrato de la segunda mitad del siglo XX.
Con unas estadísticas increíbles, más de 200 portadas de Vogue, retratos, campañas para los más importantes diseñadores de cada época.
Posee una obra muy prolífica, diversa, pero que mantiene su sello personal en cada parcela de su trabajo. Con Watson me cuesta mucho elegir 5 o 6 fotos que lo definan para un post del blog, me ocurre lo mismo que con muchos los grandes fotógrafos de moda que os he mostrado ya.
Con este tipo de profesionales sucede algo muy importante, no hay una linea que separe nítidamente su trabajo comercial de su obra personal.
Después de analizar sus trabajos llegas a la conclusión que todo su trabajo es obra personal porque no se puede separar lo comercial de su personalidad fotográfica.

Albert Watson ©

Albert Watson ©

Watson es un grande, un tipo que se esconde detrás de sus gafas y su boina, y fotografía todo aquello que es susceptible de ser publicado. Cuando ves su obra en profundidad ves en algunos casos a otros fotógrafos que han llegado después al mundo de la fotografía contemporánea, y que han bebido de Watson y de los grandes maestros de la fotografía de la moda, adaptando o reinterpretando sus estéticas o narrativas.
Usar la herramienta de la fotografía para crear imágenes es algo mágico. La herramienta te atrapa para toda la vida. Después tenemos el trabajo diario y la apasionante evolución personal de cada uno.
Las grandes fotografías no se hacen por casualidad, detrás de cada “instante decisivo” hay mucho trabajo acumulado. Cada disparo no es casual, sólo los que no saben lo que hacen aprietan el disparador compulsivamente.
La mayor alegría que me da un alumno es cuando me dice que trata de reflexionar y convertir el acto fotográfico en algo meditado y controlado, un encuadre preciso y los ajustes necesarios para conseguir una mirada, la expresión de un gesto, o el vacío de un espacio. Los que son grandes en la fotografía tienen el trabajo intenso y la reflexión como normas principales. Disfrutar de Albert Watson viendo su web, este post es sólo una pequeña presentación de su obra.

Albert Watson ©

Albert Watson ©

Albert Watson ©

 

CHENMAN ©

Man Chen (1980, Pekin) es una joven fotógrafa china que ha revolucionado la fotografía de la moda, belleza y publicidad. Su trabajo es una mezcla de talento fotográfico mezclado con un excelente dominio racional de las herramientas de post-producción digital. El uso del Photoshop, 3-D y 3-D max. Es una colaboradora habitual de las ediciones chinas de Vogue, Elle, Bazaar, Marie Claire, Cosmopolitan y Esquire.
Es recomendable ver su web y conocer su trabajo en profundidad aunque hay que tener paciencia por la lentitud con la que carga su servidor. Tiene una excelente galería de celebridades.
Una de las cualidades de su trabajo es la integración entre la toma y la post-producción, aunque en los trabajos de belleza la post-producción esto se acentúa mucho más.
El centro de influencia del mundo ha girado a Asia, y nos guste o no estos países con su poder económico marcaran las tendencias en los próximos años.
Para sobrevivir a esta avalancha oriental lo único que podemos hacer es ser mucho más creativos y profesionales con los trabajos que hacemos, en definitiva, ser más innovadores en la búsqueda de nuevas estéticas personales.
Esta es la nueva fotografía china de moda, quizás nos interese menos que la de los grandes maestros que hemos conocido, Avedon, Bourdin, Lindbergh, por lo menos a mi, creo que estos grandes fotógrafos están en una galaxia superior y forman parte de la historia de la fotografía y de la cultura contemporánea. Pero lo que evidente es que la tenemos que tener en muy en cuenta, porque seguramente estás estéticas de modelos casi virtuales, tengan mucha influencia en la publicidad del futuro.

CHENMAN ©

CHENMAN ©

CHENMAN ©

CHENMAN ©