Erwin Olaf © De la serie Fashion Victims

Esta frase de Robert Frank me sirve para dar titulo al post de hoy. Los riesgos del artista, que hacer, hacía donde se debe dirigir con su obra.
Eso depende de cada sujeto, los habrá que decidan acomodarse a las modas del mercado, e intentar que su trabajo sea muy comercial y deseado por los coleccionistas.
Cualquier opción es respetable si uno se posiciona de una manera honesta, explicando que hace y por que lo hace.
El arte es un negocio, unos compran y otros producen y venden en muchos casos a medida de los gustos del mercado.
¿De que sirve tomar riesgos?. Supongo que sólo sirve para vivir intensamente la vida. Disfrutar del proceso creativo, sentir que lo que estas haciendo es algo en lo que crees y por tanto necesitas expresarlo.
Esta tarde he leído un post nauseabundo de un bloggero yanki, cercano a la estupidez, la ignorancia, y probablemente al Tea Party, en el cual atacaba con insultos personales y descalificaciones a Santiago Sierra. Primero el ignorante de Kansas le otorgaba haber nacido en Méjico cuando es de Madrid. Claro que para muchos tipos que habitan en ese extraño país que se encuentra entre Nueva York y California, todos los que hablan “spanish” son de Méjico.
Resumiendo, el post era una colección de insultos personales de un ignorante.
En el arte hay que tomar riesgos, aunque se vaya contra el mercado, no se puede estar fotografiando pajaritas de papel ni globos de colores, creando un mundo de Yupi.

Robert Frank ©

Lo empalagoso termina alimentando la estupidez, no voy a perder el tiempo visitando galerías que cuelguen trabajos del nivel de intelectual de una clase de trabajos manuales de la ESO. Robert Frank fotografió ese extraño país lleno de sujetos extraños. Su libro no les gusto nada, se vieron retratados desde un punto de vista que ellos no podían imaginar ser vistos. El punto de vista del otro es generalmente divergente a la imagen que nosotros tenemos. Robert Frank diseccionó esa sociedad, la exploró y construyo una narración visual que provocó la ira de los fotografiados.

Erwin Olaf ©

La mirada crítica de lo que nos rodea es siempre saludable. Por salud mental no se puede ser complaciente con la sociedad en la que vivimos, ni mirar para el otro lado cuando se producen hechos lamentables.
Hay que tomar riesgos con lo que hacemos, posicionarse siempre lo es, los que no están de acuerdo contigo te consideraran su enemigo para siempre.
Es mejor eso, que vegetar haciendo mariposas de colores y preguntándose cuando estarás  en las salas vips de las ferias de arte. Mejor un buen tugurio de Estambul que un sitio lleno de gentes de cartón piedra.
Robert Frank tiene razón, hay que tomar riesgos cada día, en todo, en el arte y en la propia vida.

Share →

7 Responses to Si El Artista No Toma Riesgos, No Merece La Pena

  1. Rafael, felicidades, como digo en mi blog eres la transgresión, la ética y los principios. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *