Richard Avedon © Charles Chaplin

Todas mis dudas del encaje de esta exposición se disiparon. Los cuatro autores conviven bien y forman una exposición extraordinaria donde podemos disfrutar de los diferentes ensayos que nos plantean. Mi amigo Luis De Las Alas se me acerca y me dice: “Esta si que es buena”… los dos tenemos buen paladar para la buena fotografía, independientemente de que algunos tengan la necesidad de etiquetarla. Avedon es el maestro, muchas generaciones hemos tenido sus libros como la fuente de la cual aprendíamos a ver. Sus encuadres, su forma de mover a los personajes y a las modelos, la apuesta por imágenes directas, con el riesgo adicional de un fondo blanco. Chaplin, una entregaba Marilyn, la mirada de Bogart, cada retrato es una obra maestra incuestionable.

Richard Billingham ©

Richard Billingham empezó a fotografiar a su familia para tener bocetos para sus clases de dibujo. Después pudo usar la fotografía de su entorno familiar como huida personal. Cuando me ha dicho que su serie Zoo y la de su familia giran en torno a la misma idea pero sólo ha cambiado el sujeto a fotografiar, he comprendido como ha llegado hasta aquí.
Las dos series reflejan la soledad y la falta de libertad, una enfoca el entorno familiar y otra la dirige a las jaulas de un zoo. Muchas veces la cámara nos sirve de protección ante lo que sucede delante de nosotros. También convierte a todos en algo mucho más lejano en objetos. Sólo en el retrato cuando se produce esa relación entre el fotógrafo y el personaje, la cámara ha servido de catalizador. Vemos el mundo a través del visor.  y eso inicialmente marca una distancia.

Paz Errázuriz ©

Paz Errázuriz es una fotógrafa cuya principal característica es que convierte cada imagen en una perfección estética. Sus retratos son directos y llenos de fuerza, con miradas incontestables. Cuando fotografía escenas cotidianas, o grupos de gentes, todo esta en su sitio, de tal manera que el espectador tiene la sensación de estar viendo fotografías con una dirección de arte. No es así, sus travestis, forman en una fuga perfecta mientras sus miradas se clavan en nuestros ojos. La soledad de sus boxeadores, sus miradas perdidas…¿Quienes son esos chicos que se refugian debajo de un casco y detrás de unos guantes de boxeo?
Su blanco y negro es perfecto, es una persona que domina los procesos y saca el máximo partido al la película, a sus gamas tonales y a su contraste.

Lilla Szász ©

Lilla Százs es una joven fotógrafa húngara que comenzó a destacar en el año 2000. Su trabajo es directo y tiene esa frescura que le dan la osadía a los jóvenes y que también hemos podido ver en algunos fotógrafos asiáticos. Sus retratos transmiten la esencia de sus personajes, hombres y mujeres llenos de medallas con miradas perdidas que ocultan un pasado de lágrimas. Maneja el color con esa frescura osada de aquellos que juegan con una nueva herramienta intentando buscar sus limites. Esta exposición es una de las imprescindibles de esta edición de PHE.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *