From the monthly archives: "junio 2012"

Sahitosi Saikusa ©

En el número especial de Diciembre de 1990 de Vogue Francia dedicado a Martin Scorsese, me encuentro con un producción de moda muy colorista de Sahitosi Saïkusa. Era una estética de colores muy vivos, contrastados, con la piel de las modelos al limite de la textura y una gran profundidad en las sombras. La estética de ese trabajo era similar a la que usaba Javier Vallhonrat en aquellos años para las producciones de Sibila.
Sahitosi Saïkusa es un profesional de la fotografía de la moda de largo recorrido, no sólo ha trabajado para las grandes cabeceras, si no que también lo ha hecho para esas revistas que podemos clasificar un escalón por debajo de las míticas de la industria.
Llegó a Paris en 1984 y ha realizado campañas para firmas como: Estee Lauder, YSL Perfume & Beauty, Shiseido, Rochas, Lancôme, Nina Ricci Parfums, Loewe…
También ha realizado retratos de celebridades entre los que destacan:  Monica Bellucci, Angelina Jolie, Juliette Binoche, Kiera Knightley, Sofia Coppola, Anna Mouglalis, Charlotte Gainsbourg, Laetitia Casta and Vanessa Paradis.
Es un profesional creativo que se caracteriza por ser un valor seguro para sus clientes, sus campañas son sinónimos de grandes trabajos.
Quizás su nombre no se encuentre entre los grandes mitos de la fotografía de la moda de estos últimos 30 años, pero su trabajo lo ha posicionado a un nivel muy alto dentro de la industria. La prestigiosa agencia Jed Root, Inc. lo representa en todo el mundo excepto en Japón.

Sahitosi Saïkusa © Naomi Watts

Sahitosi Saïkusa ©

Sahitosi Saïkusa ©

Sahitosi Saïkusa ©

Sante D’ Orazio ©

Hoy he decidido hablar de Sante D’ Orazio, un fotógrafo nacido en la gran manzana, en Brooklyn, y que es un especialista en fotografiar el encanto de las modelos, y su sensualidad. Ha publicado en todas las grandes cabeceras del mundo de la moda, pero a mi, su trabajo como fotógrafo de la moda me parece más impersonal, teniendo en cuenta que realiza un estándar de muy alta calidad.
Creo que destaca más en la sensualidad y la frescura con la que fotografía los desnudos de las top models o celebridades. Es un experto en el retrato editorial.
He decidido mostrar aquí sólo algunos de sus desnudos en blanco y negro.
Espero que disfrutéis con las imágenes de estas bellezas y algunos comprendan la fina linea que separa entre realizar una imagen vulgar de la maciza del tercero, o una imagen sensual y bella.
Desgraciadamente muchos se creen que la moda, la belleza o este tipo de desnudos sensuales de las top, que sirven para dar un toque más glamuroso a las revistas, se pueden hacer con cualquier mujer con curvas y de cualquier manera, y no distinguen entre la calidad de una buena imagen y el resultado grotesco y chabacano que ellos obtienen. Después de unos días en los que he tratado temas más profundos, os dejo con estas bellezas fotografiadas por D’ Orazio.

Sante D’ Orazio ©

Sante D’ Orazio ©

Sante D’ Orazio ©

Sante D’ Orazio ©

Dominic Nahr © Magnum
Somalia, Mogadishu, 2011.
A malnourished sick with TB is being washed by his mother in Banadir hospital. A day after this photo was taken the child died.

Dominic Nahr (1983, Suiza) es un joven fotógrafo de Magnum que fotografía la vida y la muerte en color. La vida es en color, el blanco y negro otorga un toque más poético y dramático a las imágenes.
Este tipo de sucesos nos definen como especie. Los ocultamos, los grandes medios no publican estas noticias, las televisiones sirven para adormecer a las masas. Telediarios con 4 noticias globales, la basura local, el realismo sucio cotidiano, los deportes y el tiempo.
Que razón tenía Nam June Paik en su crítica al medio televisivo como adoctrinamiento de las masas. Dentro del mundo, hay otros mundos que intentamos ocultar.
¿Cuantas imágenes se publican de estos sucesos en la prensa internacional?
Muy pocas, sólo cuando la noticia vende o está en su punto álgido, después la dinámica de lo cotidiano lo entierra en el olvido. Las gentes sólo pensamos en sobrevivir, mantener lo poco que tenemos, e ir tirando.
Las muertes y las atrocidades suceden muy lejos y hasta que hechos similares no afecten a nuestros pequeños patrimonios no nos lanzaremos a las calles.
Da igual la corrupción, las mentiras de los políticos y ver como todos ellos nos roban delante de nuestras narices.

Dominic Nahr © Magnum
Somalia, Mogadishu, 2011.
Umar Usman, 7, is being cleaned by relatives after having died from malnutrition in the Banadir hospital. His body lay in the hospital for many hours because family members couldn’t find a grave site.

Un muerto más para la estadística, en este caso un niño por la hambruna creada por los especuladores que alteran el precio del arroz o provocan guerras para poder vender los stocks de las fabricas de armas. Estos hechos suceden todos los días, evidentemente no los vemos, alguien los fotografía. Estas imágenes reflejan lo que somos como especie, nuestra historia de destrucción continua. Nahr, como muchos otros fotógrafos convive con el horror de la muerte a cada instante, de las guerras de la plusvalía a costa de la codicia de los ignorantes. Mientras tanto desconocemos lo que sucede en otras latitudes. Las empresas periodísticas sólo están interesadas en la rentabilidad del negocio y en ser fieles lacayos del poder político y económico de turno, limitando el acceso a la información real.

Dominic Nahr © Magnum
Somalia, Mogadishu, 2011.
Malnourished five month old Farhiya is being held by her mother in the Medina IDP camp.

Este tipo de fotoperiodismo, actúa como testigo fiel de la realidad que sucede en el planeta. Refleja todo aquello que las sociedades acomodadas pretenden ignorar y contrapone las teorías de todos aquellos que desde atalayas de pequeños intelectuales de subvención continua, niegan el valor de un fotógrafo que refleja en “un instante decisivo” las atrocidades que cometemos y pretendemos ocultar.

Dominic Nahr © Magnum
Sudan, Heglig, 2012.
A Sudan Armed Forces (SAF) soldier lies dead in a pool of oil next to a leaking oil facility after heavy fighting between southern Sudanese SPLA troops, after they entered the north Sudan oil town of Heglig mid April.

Erwin Olaf © De la serie Fashion Victims

Esta frase de Robert Frank me sirve para dar titulo al post de hoy. Los riesgos del artista, que hacer, hacía donde se debe dirigir con su obra.
Eso depende de cada sujeto, los habrá que decidan acomodarse a las modas del mercado, e intentar que su trabajo sea muy comercial y deseado por los coleccionistas.
Cualquier opción es respetable si uno se posiciona de una manera honesta, explicando que hace y por que lo hace.
El arte es un negocio, unos compran y otros producen y venden en muchos casos a medida de los gustos del mercado.
¿De que sirve tomar riesgos?. Supongo que sólo sirve para vivir intensamente la vida. Disfrutar del proceso creativo, sentir que lo que estas haciendo es algo en lo que crees y por tanto necesitas expresarlo.
Esta tarde he leído un post nauseabundo de un bloggero yanki, cercano a la estupidez, la ignorancia, y probablemente al Tea Party, en el cual atacaba con insultos personales y descalificaciones a Santiago Sierra. Primero el ignorante de Kansas le otorgaba haber nacido en Méjico cuando es de Madrid. Claro que para muchos tipos que habitan en ese extraño país que se encuentra entre Nueva York y California, todos los que hablan “spanish” son de Méjico.
Resumiendo, el post era una colección de insultos personales de un ignorante.
En el arte hay que tomar riesgos, aunque se vaya contra el mercado, no se puede estar fotografiando pajaritas de papel ni globos de colores, creando un mundo de Yupi.

Robert Frank ©

Lo empalagoso termina alimentando la estupidez, no voy a perder el tiempo visitando galerías que cuelguen trabajos del nivel de intelectual de una clase de trabajos manuales de la ESO. Robert Frank fotografió ese extraño país lleno de sujetos extraños. Su libro no les gusto nada, se vieron retratados desde un punto de vista que ellos no podían imaginar ser vistos. El punto de vista del otro es generalmente divergente a la imagen que nosotros tenemos. Robert Frank diseccionó esa sociedad, la exploró y construyo una narración visual que provocó la ira de los fotografiados.

Erwin Olaf ©

La mirada crítica de lo que nos rodea es siempre saludable. Por salud mental no se puede ser complaciente con la sociedad en la que vivimos, ni mirar para el otro lado cuando se producen hechos lamentables.
Hay que tomar riesgos con lo que hacemos, posicionarse siempre lo es, los que no están de acuerdo contigo te consideraran su enemigo para siempre.
Es mejor eso, que vegetar haciendo mariposas de colores y preguntándose cuando estarás  en las salas vips de las ferias de arte. Mejor un buen tugurio de Estambul que un sitio lleno de gentes de cartón piedra.
Robert Frank tiene razón, hay que tomar riesgos cada día, en todo, en el arte y en la propia vida.

Jitka Hanzlová ©

Moholy – Nagy argumentaba que el analfabeto del futuro será aquel que no conozca el lenguaje fotográfico, no le sobraba razón.
Veo la exposición de Jitka Hanzlova en la Fundacion Maphre de Madrid. Cuando salgo sólo recuerdo sus retratos e imágenes sueltas. Me pregunto si son necesarias tantas imágenes. Salgo hastiado, aburrido, muchas obras de muy alta calidad con un amplio coro de fotografías intrascendentes que impiden una buena lectura de la exposición. Sólo los muy grandes autores aguantan una gran exposición retrospectiva. El resto se tiene que conformar con exposiciones más concretas y en lugares mas reducidos.
Una anécdota es que todas las fotografías son verticales, en algunas debería haber recuadrado porque el espacio entre el personaje situado en el tercio inferior y el fondo provoca una lectura muy rápida. El espectador sale disparado por la parte superior de la imagen sin explorar nada del sujeto que debería ser el personaje central. La sala tampoco ayuda, deficientemente iluminada, con focos que no tienen la temperatura de color adecuada y tiñen las obras de una dominante cálida.

Jitka Hanzlová ©

Muchas veces los fotógrafos somos los peores editores de nuestro trabajo, una exposición con 30 imágenes sublimes es más interesante que esa exposición con 20 fotografías más que no tengan el nivel que las anteriores. Baja el nivel general de la exposición y no aporta nada el resto.
Con la exposición de Hanzlová me ha pasado algo parecido, es una gran fotógrafa, tiene imágenes perfectas pero no todas están al mismo nivel. La serie de Japón no aporta nada al conjunto de su obra, es anecdótica y prescindible.
Pienso que estamos sobresaturados de imágenes, ya no nos impresiona casi nada, y consumimos muchas fotografías que son similares a otras que ya hemos visto. La memoria se vuelve perezosa y confusa, ya no hacemos el esfuerzo por explorar aquello que ya no nos sorprende. Nada nuevo en el horizonte, rutina, hastío.
No nos impresiona ni el horror de las guerras que nos presentan los fotoperiodistas y muchísimo menos las fotografías que vemos en una feria de arte contemporáneo.
Más de lo mismo, el mercado muestra aquello que se vende e ignora el resto. Es muy difícil ser una autor, alguien que destaque sobre los demás, existen gentes de muy alta calidad, pero son pocos los que se elevan sobre el resto. Cuando algún cretino os venda la burra de que haciendo un curso de tres meses os convertiréis en un autor, veréis un farsante del gran bazar intentando engañaros como a indígenas con las bolas de colores.

Jitka Hanzlová ©

Estamos sobrecargados de las imágenes que nos golpean cada día, necesitamos cerrar los ojos, dejar la mente en blanco y resetear nuestra memoria para poder empezar de nuevo a apreciar la parte de la realidad que nos muestran los fotógrafos.