Christian Vogt © Flaxen Diary

Cada día hay algo de te impacta, una especie de flash que te golpea visualmente y te hace reaccionar. Esta mañana lo ha hecho mi amigo Tino Soriano con una entrada de su blog en la que reflexiona sobre la putrefacción de nuestra sociedad, encabezada por aquellos que nos gobiernan y ejercen cargos públicos. Su entrada se titula “Bienvenido al país de los Zombies” y la ilustra con una fotografía nocturna en un descampado de un letrero. No os desvelo el misterio, es mejor que la veáis en el blog de Tino.
A mi me gustaría comentar la serie de Christian Vogt “Flaxen Diary”, en la cual nos obsequia con un divertimento de serie basada en el uso del flash y el color, en situaciones cotidianas de una sociedad cómodamente instalada en el estado del bienestar, como es la suiza.
Pero no, amaneces con el terror de la incertidumbre, no saber que idea maquiavélica se le habrá ocurrido hoy al botones que dirige este barco, o que orden habrá recibido del pingüino.
A este paso en vez de fotografiar piscinas de colores y de estar más preocupados por las arengas de los popes de la fotografía contemporánea, deberemos orientar nuestras cámaras a fotografiar desahucios, colas de parados, miseria y las caras de aquellos que están enterrando la esperanza de un pueblo en una fosa séptica bien llena.

Al Capone

Porque puestos a retratar a los botones incompetentes y corruptos que dirigen el destino del país, es mucho mejor como hacen otros colegas fotografiar las miradas de los asesinos a sueldo en Latinoamérica. Como ejemplo os pongo este retrato del ilustre ganster Al Capone, un tipo que zanjaba sus disputas con muertos, y que era poseedor de una mirada llena de determinación. No hay nada peor que saber el final de la película, que los malos ganan siempre y nosotros ejerceremos el papel de perdedores, en una partida de cartas marcadas donde sólo vamos a poner la pasta encima de la mesa y a ejercer de comparsas.
Este milenio ha enterrado las esperanzas de una sociedad más justa, que tuvieron las luchas de los movimientos sociales desde la revolución industrial, y que han estado bien reflejadas por la fotografía, con autores importantes en cada país, Lewis Hine, Centelles, Luis Ramón Marín, por citar unos cuantos nombres. La historia de la fotografía ha reflejado los hechos históricos de las derrotas sociales y los retratos de los verdugos. La fotografía siempre está ahí, sólo debemos enfocar lo que en ente momento es más importante, los contrastes de colores con flash en piscinas de aguas azules pueden esperar.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *