Ai Wei Wei En Nueva York – 1983 – 1993

El MAMM (Multimedia Art Museum Moscow) expondrá desde el próximo 20 de Abril y hasta el 27 de Mayo, una serie de fotografías de este artista chino de su vida en el East Village de NY en el periodo 1983-1993. Esta muestra es una colaboración de Three Shadow Art Gallery, Beijing, y la participación de la galería Martin-Gropius-Bau, Berlin.
Esto sólo sería una noticia más de arte contemporáneo si no fuese porque este artista chino que es uno de los más prestigiosos del país, fue encarcelado en el año 2011 durante 81 días, y ahora se encuentra en arresto domiciliario.

Imágenes de las vídeocámaras instaladas por el artista en su domicilio para transmitir en directo su cautiverio

Como todos sabéis Ai WeiWei había instalado cuatro videocámaras en su domicilio que retransmitían en directo su arresto domiciliario, y que hace menos de 48 fueron desconectadas por orden del gobierno chino.
Me gustaría poder hablar de la amistad de este artista con Allen Ginsberg y el ambiente que recogen esas fotografías. Pero lo que ocurre es la indiferencia de occidente en relación con este tipo de situaciones, y como miran hacia otro lado para no molestar a su gran socio chino.

Allen Ginsberg y Ai WeiWei en el Lower East Side restaurant

Da igual que hablemos de la obra de este artista o no, lo que esta pasando es que los ciudadanos nos quedamos fuera del contexto normal por el cual deberían transcurrir nuestras vidas.
La prisión de Ai WeiWei es una gota más de la represión del gobierno chino que aplasta a todo aquel que se opone a sus deseos.
Hoy las fotografías de Ai WeiWei son sólo una anécdota de juventud que se van a exponer en un museo de Moscú. Su falta de libertad es sólo un ejemplo del sufrimiento de  sus compatriotas.
En occidente, los grandes poderes económicos usan el chantaje y la extorsión contra gobiernos títeres que sólo gestionan el dinero de los ciudadanos para tapar las perdidas de las entidades financieras.
Todos estamos fuera de contexto, y muchas de las obras de los artistas contemporáneos también.
Si omitimos los pies de foto de las imágenes de la serie The Innocents de Taryn Simon que publiqué en el post de ayer, el espectador podría tener una lectura diferente de esas fotografías.
La primera podría ser un tipo dentro de su casa, la segunda un hombre de noche que se la pinchado una rueda, y la tercera una pareja de amantes en un bar.
Son los pies de foto los que le dan un sentido a la obra, y no ella por si misma la que dota de una narración visual a lo que muestra.
Quizás para dar una vuelta de tuerca a la creación contemporánea podemos decir que las obras que se producen necesitan estar apoyadas por unos textos que explican su significado, y esa dependencia es similar a la de los gobiernos de la prima de riesgo.
¿No deberíamos plantearnos la realización de unas obras visuales que tengan sentido por si mismas?
Mientas tanto Ai WeiWei sigue encerrado en su casa y el mundo dando vueltas.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *