Peter Lindbergh ©

Todos nos hemos encontrado ante el reto de empezarnos a hacer el book de fotos de moda.
Llegados a este punto un fotógrafo no puede tener errores de principiante, de curso básico de fotografía. Se supone que ya manejamos la herramienta tanto a nivel técnico como estético y estamos capacitados a nivel profesional de intentar adentranos en el complejo mundo de la fotografía de la moda, como diría mi querido Sciana.
Quiero decir que cuando intentamos abordar este reto ya no cometemos errores de perspectiva, usamos las focales adecuadas, controlamos perfectamente los diferentes planos de la imagen, sabemos aislar a los sujetos del fondo y vemos a simple vista que es lo que estorba en una fotografía para su lectura.
También sabemos que la maciza del tercer piso no nos sirve como modelo, y que ponerla a gatear en ropa interior delante de nosotros quizás no sirva como foto inicial para nuestro primer book de moda.
Nuestra prima Purita, esa que es la delgada de la familia con sus vaqueros nuevos y zapatos de tacón tampoco sirve.
Fotografiar mujeres bellas o sensuales vestidas de cualquier cosa no es hacer fotos de moda.

Paco Peregrin ©

Primero tenemos que buscar un estilista, que es el responsable de elegir y combinar la ropa con los diferentes accesorios. El fotógrafo debe de saber que estilo quiere dar a su sesión y buscar una profesional o alguien que este empezando en el mundo del estilismo y que también este interesado
en hacerse en book. Un maquillador peluquero, y por supuesto la modelo. Lo mejor para buscar una modelo es acudir a una agencia profesional de modelos con tus mejores retratos y hablar con un booker para que os deje una modelo que pueda necesitar fotos en ese momento.
Os podrán dejan alguien que empieza, o si gustan vuestras fotos alguien con experiencia que pueda necesitar fotos, y le apetezca probar. La idea es hacerse un equipo de profesionales que comienzan para que la cosa funcione y diseñar la sesión.
Primero la historia de la sesión, un redaccional de moda es una pequeña historia para mostrar unas prendas de forma creativa y seductora para el consumidor pero con el estilo personal del fotógrafo. Puede evocar tiempos pasados, muchas veces se usan estéticas de películas antiguas o se inventa un pequeño guión. En otras ocasiones el tipo de ropa es el hilo conductor, trabajes de noches, ropa vaquera, trajes de baño…
Se planifica cada cambio de ropa con el estilista, el maquillador y si va la modelo mejor porque así ella se va enterando de la historia y puede dar sugerencias, me refiero a vuestra primera prueba, en las sesiones profesionales es el equipo de producción de la revista quien diseña la sesión previa conversación con el fotógrafo.
El fotógrafo debe de tener las ideas muy claras y saber como quiere que sea el resultado final.
El resultado de estas sesiones iniciales tiene por  objeto ir acercándose a esta especialidad y que vuestras fotos tengan cada vez una apariencia profesional.

Paco Peregrin ©

Paco Peregrin es un talentoso fotógrafo de moda, asistió a uno de mis talleres en Almería a mitad de los ’90 y luego nos vimos cuando llegó a Madrid. Él es un tipo de ideas muy claras y ha controlado hasta los más mínimos detalles de sus sesiones. Ha diseñado su carrera y sigue trabajando con éxito en la industria, en proyectos nacionales e internacionales
Él es un ejemplo a seguir, de como convertirse en un profesional de esta industria, y os animo a que exploréis su trabajo.
Os recuerdo primero tenéis que ser fotógrafos y después intentar abordar el reto de la fotografía de la moda, y por favor olvidaros de la maciza del tercer piso, no sirve.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *