Rafael Roa © Madrid, 29M – Manifestación Huelga General

Al final he ido a la manifestación que daba punto final a la huelga general contra la reforma laboral planteada por el gobierno. No puedo olvidar la frase que da titulo al ensayo de Marshall Berman, “Todo lo sólido se desvanece en el aire”.
No hay nada sólido sobre lo que nos podamos apoyar. Se han perdido las ideologías, la ética política y los ciudadanos van a pagar las deudas de los banqueros gracias a la gestión de sus serviles empleados, la clase política.
En Islandia, se han negado a pagar la deuda, han procesado a sus políticos y banqueros y ese pequeño país, esta creciendo económicamente.
Aquí de un plumazo hemos perdido todos los derechos sociales conquistados en los últimos 30 años. La clase política indulta a banqueros y los ex- presidentes tienen unos buenos empleos en los consejos de administración de las grandes compañías.
Los partidos mayoritarios bloquearon una iniciativa que pretendía acabar con los sueldos vitalicios de nuestros ex-presidente. Los casos de corrupción se multiplican, políticos condenados a penas de cárcel y la sospecha fundada de corrupción sobre el esposo de la infanta Cristina. La iglesia sigue manteniendo sus privilegios económicos y podemos afirmar que no hay una justicia impositiva y una transparencia fiscal. El nuevo gobierno ha destituido a los responsables de la Agencia Tributaria que investigaban los casos de corrupción.

Rafael Roa © Madrid, 29M – Manifestación Huelga General

El presidente de mi comunidad de vecinos, comete un pucherazo para hacer su voluntad y nos anima a que emprendamos acciones judiciales si no estamos de acuerdo.
La corrupción y la falta de ética se ha instalado en todas las capas de la sociedad.
Con todas estas premisas me voy a la manifestación con un amigo, recojo mi acreditación de prensa y comienzo fotografiando la los líderes sindicales para ir calentando motores.
Pero sólo me interesan las miradas de las gentes que ejercen su derecho de protesta cuando entienden que sus derechos están siendo pisoteados.
La manifestación es impresionante, ha sido multitudinaria, no llego a la Puerta del Sol, no me interesan los discursos de los sindicalistas. Me despido de mi amigo en la puerta del Cervantes y bajo andando por el paseo del Prado.

Rafael Roa © Madrid, 29M – Manifestación Huelga General

Si no fuese por mi alergia, la primavera es la estación del año que más me gusta, esta brisa fresca de la noche es un alivio. En Neptuno cambia el ambiente, una camioneta y un sindicalista de la CGT leyendo los artículos de la reforma laboral y explicando su contenido. Lo más didáctico de la noche para todos aquellos que estábamos allí, en silencio escuchándole. Cambia el ambiente, los trabajadores más desfavorecidos y aquellos con una carga ideológica mayor se agrupan en este sindicato anarquista.
Encuentro mi mirada de la noche, una joven militante con el gorro rojinegro conversa con otros amigos, alguna bandera republicana que ondea al viento. Llego a Atocha, algunos se retiran ya pacíficamente iluminados por las luces amenazantes de las lecheras, 1000 antidisturbios en Madrid, 2000 en el resto del estado. Tanto trasiego de gente suena a un gasto inútil.
¿Que temor tiene el poder político ante la protesta pacifica de los ciudadanos?

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *