From the monthly archives: "marzo 2012"
Rafael Roa © Madrid, 29M – Manifestación Huelga General

Al final he ido a la manifestación que daba punto final a la huelga general contra la reforma laboral planteada por el gobierno. No puedo olvidar la frase que da titulo al ensayo de Marshall Berman, “Todo lo sólido se desvanece en el aire”.
No hay nada sólido sobre lo que nos podamos apoyar. Se han perdido las ideologías, la ética política y los ciudadanos van a pagar las deudas de los banqueros gracias a la gestión de sus serviles empleados, la clase política.
En Islandia, se han negado a pagar la deuda, han procesado a sus políticos y banqueros y ese pequeño país, esta creciendo económicamente.
Aquí de un plumazo hemos perdido todos los derechos sociales conquistados en los últimos 30 años. La clase política indulta a banqueros y los ex- presidentes tienen unos buenos empleos en los consejos de administración de las grandes compañías.
Los partidos mayoritarios bloquearon una iniciativa que pretendía acabar con los sueldos vitalicios de nuestros ex-presidente. Los casos de corrupción se multiplican, políticos condenados a penas de cárcel y la sospecha fundada de corrupción sobre el esposo de la infanta Cristina. La iglesia sigue manteniendo sus privilegios económicos y podemos afirmar que no hay una justicia impositiva y una transparencia fiscal. El nuevo gobierno ha destituido a los responsables de la Agencia Tributaria que investigaban los casos de corrupción.

Rafael Roa © Madrid, 29M – Manifestación Huelga General

El presidente de mi comunidad de vecinos, comete un pucherazo para hacer su voluntad y nos anima a que emprendamos acciones judiciales si no estamos de acuerdo.
La corrupción y la falta de ética se ha instalado en todas las capas de la sociedad.
Con todas estas premisas me voy a la manifestación con un amigo, recojo mi acreditación de prensa y comienzo fotografiando la los líderes sindicales para ir calentando motores.
Pero sólo me interesan las miradas de las gentes que ejercen su derecho de protesta cuando entienden que sus derechos están siendo pisoteados.
La manifestación es impresionante, ha sido multitudinaria, no llego a la Puerta del Sol, no me interesan los discursos de los sindicalistas. Me despido de mi amigo en la puerta del Cervantes y bajo andando por el paseo del Prado.

Rafael Roa © Madrid, 29M – Manifestación Huelga General

Si no fuese por mi alergia, la primavera es la estación del año que más me gusta, esta brisa fresca de la noche es un alivio. En Neptuno cambia el ambiente, una camioneta y un sindicalista de la CGT leyendo los artículos de la reforma laboral y explicando su contenido. Lo más didáctico de la noche para todos aquellos que estábamos allí, en silencio escuchándole. Cambia el ambiente, los trabajadores más desfavorecidos y aquellos con una carga ideológica mayor se agrupan en este sindicato anarquista.
Encuentro mi mirada de la noche, una joven militante con el gorro rojinegro conversa con otros amigos, alguna bandera republicana que ondea al viento. Llego a Atocha, algunos se retiran ya pacíficamente iluminados por las luces amenazantes de las lecheras, 1000 antidisturbios en Madrid, 2000 en el resto del estado. Tanto trasiego de gente suena a un gasto inútil.
¿Que temor tiene el poder político ante la protesta pacifica de los ciudadanos?

Jerry Ueslmann ©

Acabo de leer una excelente reflexión de Laura Terré sobre la destrucción de los archivos de Jorge Rueda, cumpliéndose así su voluntad.
Comprendo perfectamente a Rueda, supongo que él ha pasado por años de incomprensión, olvido, zancadillas. Esas historias me suenan, y estamos hablando de la destrucción de su archivo porque él ha sido un nombre importante dentro de la historia de la fotografía española. Conozco más casos, de fotógrafos con menos nombre, profesionales intachables que en un momento de su vida han hecho lo mismo, borrar sus huellas.
Me contaba este caso un alumno mío, su padre había quemado su archivo. Percibí en la mirada de este joven fotógrafo una cierta tristeza por ese hecho. Al final el olvido sepulta nuestros pasos, y es mejor asegurarse que nadie sacará un provecho indebido de nuestro trabajo.
De acuerdo con Rueda, “la vaca que da leche tiene que comer cada día,  y si te han negado el pan y la sal en vida, que más te da lo que pase cuando mueras.
Vivimos muy poco tiempo, y queremos disfrutarlo haciendo lo que nos gusta, y sólo queremos que se nos permita vivir, que no se nos ahogue con zancadillas y desprecios continuos.
El archivo Centelles es otro caso polémico, los responsables de la Generalitat se rasgaron las vestiduras cuando lo compró el Estado, después de que sus hijos fuesen ignorados continuamente por los responsables de la Cultura Catalana.
Desaparecer con lo que has hecho no es mala idea, llevarte todo contigo, tu historia se acaba cuando tu mueres, que existan referencias tuyas o no ya no es importante, el muerto ya ni siente ni padece.
Supongo que a Rueda y a otros muchos, a lo largo de sus vida se han encontrado con situaciones complejas, problemas que los fotógrafos no hemos generado, y que sin venir a cuento hemos sido los perjudicados, generalmente por la incompetencia de otros.
Desaparecer y llevarte todo puesto, es una buena idea, borrar tus huellas, lo único cierto es que ese último sueño es infinito.

Foto de Carlos Canal (C) Instantánea de la quema del archivo de Jorge Rueda, en Jorox, el 13 de diciembre de 2011

 

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt comenzó a experimentar con el desnudo a los 40 años. Sus fotografías aportaron una nueva estética a este tipo de fotografía. El uso de los angulares, el contraste alto con el presentaba sus copias y la búsqueda de la abstracción en sus encuadres, usando el lenguaje de la parte por el todo.
Su obra sufrió una constante evolución, desde sus retratos, fotografía social, arquitectura o paisajes hasta llegar a la experimentación con el cuerpo, donde desde mi punto de vista se consagra con una madurez estética e innovadora.
Esta tarde hablaba con mis alumnos de la sistemática de trabajar sobre una idea como base para la cualquier tipo de trabajo. Convertir las ideas en imágenes es siempre un desafío, pero esa forma de trabajar es siempre más acertada que el uso del acto fotográfico como algo irracional y compulsivo

Brandt con estos desnudos produce un cambio narrativo y estético en toda su obra, abre una puerta y da un giro radical que supone una ruptura con todo su trabajo anterior.
Muchos sólo conocen su trabajo de desnudo, estas obras fueron tan impactantes en aquellos años, que marcaron su carrera y descubrieron una nueva mirada para abordar el desnudo.
Este tipo de rupturas se suelen producir en la madurez de la carrera de un fotógrafo. Siempre he pensado que me interesan más los fotógrafos que han tenido una trayectoria de búsqueda y experimentación que aquellos que se han pasado la vida repitiendo los mismos esquemas, como si tuviesen miedo a abandonar la fórmula de éxito.

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Bill Brandt Archive ©

Alexander Slyusarev ©

Alexander Slysarev (1944-2010) o también transcrito del cirilico como Slusarev, es una de las miradas más importantes de la fotografía rusa de la última parte del siglo XX.
No voy a hablar de sus escasas notas biográficas que se encuentran el la red si no de su trabajo.
La sensación que percibes es de un sujeto silencioso que refleja su realidad desde un punto del vista del testigo, a veces incomodo, que muestra su entorno con una carga estética y formal muy cuidada, acentuando el dramatismo de sus trabajos con un blanco y negro que enfatiza la narración. Una parte de su obra esta cargada de negatividad como rechazo al arte oficial de régimen soviético y a su vez de un lirismo poético.

Alexander Slyusarev ©
Alexander Slyusarev ©

Todo se desmorona y estoy aquí para contarlo, ese discurso es el que parece transmitir al espectador, con una imágenes directas y llenas de sutilezas que aumentan el interés de la narración.
Hay un Slyusarev que muestra su realidad y otro que produce imágenes llenas de metáforas, cargadas de una estética conceptual y minimalista en algunos casos,
La metáfora le sirve para sacar de contexto los elementos que usa y dotarles de otro significado de aquel que tiene habitualmente. En otros casos descubrimos a un Slysarev lleno de simbolismo y simetría, con una búsqueda de la expresión a través de las formas.

En muchas ocasiones nos perdemos miradas muy interesantes simplemente porque sus autores se encuentran en una órbita de influencia cultural distinta a la nuestra. Esa ha sido mi experiencia cuando expuse en el NCCA en 2007 y descubrí a los autores de la vídeo creación rusa.
Por eso es importante explorar lo que otros nos ofrecen, para poder ver las interrelaciones que se producen entre las miradas de los artistas que pertenecen a diferentes zonas geopolíticas, y tener una visión global del conjunto.

Rafael Roa © 1994 – Hidden Desires

El atardecer, al igual que las primeras luces del día me produce un desorden interno. En esas horas de tránsito siempre se nace o se muere, y las dudas te asaltan bruscamente igual que un navajero en un callejón oscuro. El vacío, el silencio, la oscuridad despiertan a los fantasmas interiores que alimentan nuestro desasosiego y alteran nuestra paz interior. En esos momentos imaginamos las escenas mas extrañas o convulsas y para liberarnos de ellas las convertimos en imágenes.
Los pintores comienzan una encarnizada batalla contra el lienzo y los fotógrafos preparamos la escena para materializarla.
La cámara te parapeta, eres un voyeur mirando por el visor esa realidad que has soñado antes, entre penumbras. El sonido del obturador te libera, y mucho más cuando separas el positivo y sumerges la placa en el fijador. Ya lo tienes, no necesitas otra toma y en esos momentos deseas que todos se vayan, y el silencio te permita terminar el proceso sin nadie que lo interrumpa.
La imagen que te produjo angustia la noche anterior se ha convertido en algo tangible que cuelga de una cuerda para secarse, un ancho por alto con texturas, luces y sombras, un objeto que recrea una pesadilla, algo que te produjo una zozobra inquietante y que ahora puedes contemplar todos los días como si fuese la terapia de tus miedos.
Por eso me gustan los artistas que caminan sobre el vacío de sus inquietudes internas, que necesitan expresar todos sus fantasmas para evitar que les persigan siempre y encontrar algún instante de paz. Huir de uno mismo, de aquellos que habitan dentro de nosotros y nos persiguen.
Witkin tiene también esos fantasmas que le parten en dos, y Chet Baker buscaba en las drogas su paraíso para huir de sus miserias, pero al final de la noche, cantaba con desgarro ” I’ m fool to want you” porque necesitaba que esas notas y esas palabras le diesen unos momentos de luz interior.