Lillian Bassman © 1954

Lillian Bassman nos dejó hace unos días. Su biografía como fotógrafa de moda y su trabajo en Harpper’s Bazaar está al alcance de todos.
En los años en que Bassman trabajaba para esta famosa revista ya empezaban los conflictos de intereses entre los fotógrafos y los diseñadores. Los diseñadores sólo querían que sus vestidos fuesen simplemente reproducidos y no interpretados por el talento creativo de los fotógrafos.
En 1949, Bassman fotografió en París las colecciones de alta costura para Bazaar y entre ellas los diseños de Piguet. Bassman realizó un extraordinario trabajo en aquella sesión, y en uno de los modelos decidió fotografiar la imagen del mismo que se reflejaba en un espejo.
Era una imagen poética y evocadora pero nunca fue publicada. La editora de la revista, Carmel Snow reprochó a Bassman que no tenía que hacer arte sino fotografiar el modelo.
Bassman tuvo que repetir esa fotografía haciendo una toma más convencional.

Lillian Bassman © Mayo, 1949 – no publicada – modelo de Piguet
En los reportajes de las revistas de moda es en teoría, donde los fotógrafos gozaban de mayor libertad de creación, aunque siempre ha sido una lucha que se ha terminado por perder.
El trabajo de Bassman tenía el sello de una autora, era sutil y extremadamente elegante, incluso a veces hasta pictórico. Vivió los años dorados de la fotografía de moda, coetánea de grandes  nombres como Avedon, Faurer, o Newman.
En años posteriores los fotógrafos iniciaron otras luchas, como la de los derechos civiles.
Richard Avedon convenció a los editores de Bazaar para que publicasen las fotografías con la modelo de origen birmano – portuguesa China Machado, demasiado oscura de piel para la época.

Lillian Bassman © Mayo 1949, Piguet

Bassman nos ha dejado a los 94 años, su trabajo como el otros grandes nombres de la fotografía de moda como Avedon, Penn… son una referencia indiscutible para todos aquellos fotógrafos que quieren adentrarse en este tipo de fotografía.
Aprender a ver las influencias estéticas de estos autores, sus fuentes de inspiración, como en el caso de Irving Penn, que se inspiró en Goya para la realización de sus trabajos publicados en el Vogue Americano en Febrero de 1949.
Esta es un ejemplo de la conexión importante entre el arte y la fotografía de moda de aquellos años, por eso negarse a ser meros reproductores de las prendas que diseñan y nos ponen delante de la cámara, es un ejercicio necesario para el desarrollo creativo de un fotógrafo.
Podemos afirmar que esos años dorados han tenido una influencia decisiva en todas las generaciones posteriores del último tercio del siglo XX.

Carmel Snow, Editora de Harpper’s Bazaar con Balenciaga
Share →

2 Responses to Lillian Bassman

  1. […] Avedon, Robert Frank, Louis Faurer o Arnold Newman. Podéis tener más información de su obra en este post que publiqué en 2012 con motivo de su fallecimiento. Ahora en la sección oficial de PHE podremos disfrutar de sus obras hasta el  27 de julio en la […]

  2. […] historia de la fotografía. Para mi hay una serie de fotógrafos que se cruzan en esos años, como Lillian Bassman que ayudó a promocionar las carreras de Richard Avedon, Louis Faurer, Robert Frank y Arnold Newman […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *