Jeff Wall ©

Jeff Wall es uno de los máximos representantes de la escuela de Vancouver, una tediosa ciudad canadiense de la costa Oeste. Sus fotografías realizadas en grandes formatos y cajas de luz ilustran escenas teatralizadas de la vida cotidiana, meticulosomente preparadas por el autor como si se
tratase de una naturaleza muerta o de una escenografía de opereta.
Su obra se encuadra en la corriente denominada fotoconceptualismo, que domina una parte de la
escena de la fotografía contemporánea, y es el fiel reflejo de una carrera brillantemente trazada.
Algunas de sus obras quizás reflejen el aburrimiento cotidiano de la sociedad a la cual representan.
Otras tratan de dotar un concepto a algo carente de cualquier tipo de narrativa visual, y ponen en
evidencia el equilibrio de una obra que ha sido halagada, quizás en exceso, y que no tiene una
base sólida sobre la cual asentarse.
Lo conceptual muchas veces termina por ser un cajón de sastre donde se encuentra uno de todo,
como en esos mercadillos a las puertas de los garajes de las casas donde sus dueños te venden
aquello que no usan mientras amablemente te invitan a un vaso de limonada.
Al final terminas comprando algo inútil pero te vas con el sabor de la limonada y tan contento.
Los formatos y su espectacularidad muchas veces disfrazan el contenido del que carecen
muchas obras, lo espectacular de una caja de luz de grandes dimensiones sirve de cortina de
humo para esconder el vacío.

Jeff Wall ©
Jeff Wall ©

Wall se vuelve más interesante cuando trata de inventar algo y se acerca muy de lejos a la metáfora
y a la poesía visual, pero cuando trata de reflejar lo cotidiano y aburrido de la sociedad a la cual pertenece, a mi deja de interesarme.
De todas formas creo que hay autores más interesantes por descubrir para el gran público, que
todavía no han encontrado la forma de conectar su obra con la vía del éxito masivo en las
instituciones culturales.

Jeff Wall ©

Es un autor del que hay conocer su obra en profundidad para poder hacer un análisis de la misma
y posicionarnos sobre lo que estamos viendo.
Yo me quedo con Stephen Shore y otros representantes del New Color, y con autores de mayor
fuerza narrativa como Crewdson, Olaf, Kooi, o los finlandeses Ari Kakkinen, o Nelli Palomäki.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *