Edward Weston © 1923 – Tina Modotti

Esta tarde he asistido a una charla que mi amigo Fernando Puche ha dado sobre su trabajo.
Ha sido muy interesante y didáctica sobre todo para aquellos que quieran iniciarse en el mundo
de la fotografía. Fernando ha dado tres premisas que él considera necesarias para realizar su
trabajo. En dos estamos completamente de acuerdo, “la pasión” y las ideas. Creo que hay que
tener pasión por lo que se hace, y si no tenemos una idea previa, mejor no coger la cámara.
Las ideas son la base de todo, el mundo lo mueven los hombres con ideas de transformación
y creación.
Yo necesito las ideas para trabajar, el blanco sobre el cual dirigir mis dardos, el camino
necesario donde encaminar tus pasos, aunque a mitad de él lo modifiques, o decidas cambiarlo
por otro.
Estoy plenamente de acuerdo con Fernando en su reflexión sobre las herramientas, a veces
construimos en función de ellas y se convierten el las protagonistas del trabajo, quitando
importancia a la propia obra en sí.
Ser apasionado por lo que hacemos nos permite estar dotados de una energía extra para
abordar cualquier proyecto.Yo necesito de esa pasión por lo que estoy haciendo, se notan
las obras fingidas de aquellos que simplemente se dedican a repetir unos esquemas estéticos
que funcionan. No dan nada, no entregan nada de ellos mismos, son simplemente fríos
copistas de algo que tiene éxito comercial y que reproducen para obtener un beneficio.
Anoche cuando preparaba el post de la poética de los objetos, me encontré con este desnudo
que hizo Edward Weston a Tina Modotti en 1923, lo conocía y al verlo de nuevo encontré
nuevos matices en la belleza sensual de Tina Modotti. Esta lleno de armonía y naturalidad
y nos cautiva hasta el más mínimo detalle.
Pero también existe la atracción por otro tipo de trabajos que no contienen esta seducción
directa y explosiva de obras como el desnudo de Tina Modotti, obras que tienen la cualidad
de hacer reflexionar al espectador a través de las metáforas visuales, la ironía, o de una sutil
provocación. Todo sirve, aquellas que nos hacen estallar de inmediato y que nos atrapan al
primer golpe de vista y esas otras que nos hacen reflexionar con sus  metáforas.
Lo más importante es trabajar, con pasión e intensidad por lo que se hace y con ideas que nos
lleven a construir nuestro camino.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *