rafael roa © 2010 – IPhone 3GS

Empecé a fotografiar con un móvil en el año 2002 aproximadamente. En mis conversaciones con mi amigo Valentín Sama ya le auguraba a esta forma de capturar imágenes el éxito que después ha tenido. Publiqué un par de portfolios de aquellos trabajos. Me interesa la herramienta, es versátil, pequeña, y puedes hacer una toma de algo que sucede e informar de ello casi en tiempo real, capturar y compartir. La búsqueda de una estética propia es necesaria, y como todos los que usamos smartphones también he probado diversas aplicaciones para fotografía, con sus filtros predeterminados. Pienso que es mejor revelar digitalmente la captura en el ordenador a posteriori.
Me interesa más la búsqueda del lenguaje propio, el tratar de ser reconocible con cualquier herramienta que utilicemos. El Metro me produce sensaciones contradictorias, es rápido, me gusta, por otro lado me parece un gran ataúd lleno de almas solitarias y miserias. Todos vamos allí, nos acomodamos con los cascos, nuestra música, nuestros libros, móviles, o cualquier dispositivo que sirva para aislarnos de los demás. Andamos deprisa por los largos pasillos de los transbordos, aunque tu vayas por tu lado, el que viene en dirección contraria espera hasta el último instante antes de apartarse, a ver si lo haces tu primero. Es un medio hostil, agresivo, nos transformamos en autómatas, atentos a cualquier intento de un posible percance.
Unos duermen y se abandonan, a no ver ni oír nada, pasando desapercibidos, algunos invaden el espacio de otros, con afán de conquista. Es una selva subterránea, entramos con la intención de llegar lo antes posible a nuestro destino sin cruzar una palabra con nadie. Fotografiar con un móvil nos convierte en voyeurs, pequeños cazadores de instantes de los demás. No sacamos una cámara y enfrentamos al sujeto, lo hacemos a hurtadillas, casi clandestinamente, esperando como un cazador furtivo capturar a tu presa.

rafael roa © 2010 – IPhone 3GS
rafaelroa © 2010 – IPhone 3GS

 

rafaelroa © 2010 – IPhone 3GS
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *