Liu Zheng – Revolution number 7

Pontificar sobre el termino fotografía contemporánea es a veces como andar sobre un pantano
de arenas movedizas.¿Podemos establecer una frontera clara entre la fotografía del siglo XX
y el comienzo de lo que actualmente se denomina fotografía contemporánea?
Desde Robert Mappelthorpe o Richard Misrach hasta nuestros días por poner un ejemplo, o
desde el New Color de los ’80, o establecemos esa frontera en la escuela alemana de Candida
Höfer y sus respectivos Thomas.
¿Qué ha cambiado realmente, la retórica, la narrativa, o la forma de abordar el objeto fotográfico?
¿Hay que repetir las estéticas dominantes apoyados en las nuevas tecnologías de la fotografía
digital o tratar intentar buscar nuestro propio discurso en el manejo de la herramienta de la
fotografía?
Para mi Richard Misrach es mucho más vanguardista y rompedor que todos los alemanes juntos,
que se apoyan en su mayoría en la fotografía de arquitectura e interiorismo queriendo dotarla de
un discurso narrativo del cual carece.

Richard Misrach © 1983

Analizamos las corrientes más influyentes occidentales o nos sumergimos en el estudio de las
nuevas estéticas de la fotografía China, por poner un ejemplo cercano y que todo el mundo puede conocer, Miao Xiaochun o Liu Zheng.
Valoramos las aportaciones de la Taik Gallery de Helsinki como estética de una fotografía más conceptual, y analizamos en profundidad el nuevo realismo mágico de los fotógrafos holandeses,
o las narrativas teatrales de Erwin Olaf o Gregory Crewdson.
Para mi existen autores que han surgido en estos tiempos con nuevas narrativas, y las mismas
historias contadas de formas diferentes en lo estético y en la forma de presentar ese discurso al espectador.
Lo que realmente me irrita, son aquellos tipos que aprovechan el río revuelto para incorporar de
manera fraudulenta el tag “contemporáneo” a lo que hacen o dicen enseñar.
Igual que los nuevos planteamientos del fotoperiodismo han incorporado el vídeo con la fotografía
a la hora de presentar una noticia, lo que ha ocurrido es que hay una serie de autores que nos
muestran los mismos temas de siempre con otras estéticas personales, y estos son los que
realmente están dejando huella en aquellos que descubren sus trabajos.
Desconfiar con una gran carcajada de aquellos tipos que se atrevan a decir en público “Yo hago fotografía contemporánea”, estaréis enfrente de un farsante.
Aquellos que realmente su trabajo es influyente e importante en estos tiempos, no hablan en foros
de mediocres seudo artistas, simplemente trabajan.

Erwin Olaf ©, Paradise the Club, Backstage
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *