rafael roa © 2003 – 2011

Goldman Sachs “Hombre de Oro Sachs”, podría ser el nombre de uno de los gangsters de Chicago, y es el nombre de la entidad responsable de la actual crisis económica.
En 2008 Michael Moore en su obra “Capitalismo, Una historia de amor” la identificaba como una de las grandes responsables de provocar crisis para el enriquecimiento de los poderosos.
Hoy me llega una información sobre la crisis actual en que lo definen de esta manera:
Goldman Sachs: es uno de los mayores bancos de inversión mundial y co-responsable directo, junto otras entidades como la agencia de calificación Moody’s, de la crisis actual, y uno de sus mayores beneficiarios.  Sólo a modo de pincelada, en 2007 ganaron 4 mil millones de dólares en operaciones que desembocaron en el desastre actual. ¿Cómo lo hicieron? 
Animaron a los inversores a invertir en productos sub-prime que sabían que era productos basura, y al mismo tiempo se dedicaron a “apostar” en bolsa por el fracaso de los mismos. 
Eso es solo la punta del iceberg, y está  muy documentado, podéis investigarlo. Ahora se están forrando a base de especulación sobre las deudas soberanas.
Lo que esta claro es que hemos llegado al asalto final en el cual las grandes corporaciones multinacionales de la especulación quieren dominar el mundo a través de políticos impuestos por ellos para que gestionen el máximo beneficio de sus especulaciones.
Todo esto es inmoral, por cierto las sectas religiosas bien calladas que están es estos momentos y sobre este tema.
La única solución es un acuerdo político de los gobiernos europeos, congelar todos los fondos de estas grandes corporaciones y prohibir todo tipo de operaciones especulativas.
Detener y encerrar en prisión a los culpables. Todo esto es mi sueño utópico pues para eso tendríamos que tener unos políticos honrados que no estuviesen a sueldo de estas grandes corporaciones.
Las injusticias alimentan mi espíritu transgresor y hace que reaccione con estéticas que agreden a todos aquellos conservadores que no se escandalizan ante los delitos financieros y si ante un desnudo.
Ese falso pudor hipócrita de ocultar el cuerpo, los deseos ocultos que alimentan las pasiones, todo lo que a ellos les molesta es con lo que yo más disfruto, fotografiar el deseo, ponerlo en imágenes, sueños o experiencias vividas, es mi pequeña arma arrojadiza contra los cómplices de estos genocidas.
Por eso me gustan Araki y Saudek, porque usan las mismas armas para abofetear a aquellos que tratan de joder la vida a la humanidad.

Jan Saudek ©

 

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *