Joel Peter Witkin © Mother of Future
Mantener una opinión contraría a los vientos del poder o de las modas es siempre positivo, demostrar que se tienen otros criterios de valoración con respecto al arte, la vida, o la sociedad
y defender tus ideas con argumentos tiene para mi mucho valor. Cada uno nos construimos como queremos o como podemos, nos vamos formando en el conocimiento, las ideas y en la forma de resolver nuestros conflictos o nuestros retos. En la creación fotográfica cada uno se trabaja su discurso, su narrativa y la elabora con profesionalidad para obtener aquello que quiere expresar. Los tiempos que vivimos hacen que nos posicionemos desde el punto de vista creativo, personal o político, y ese todo que se relaciona entre sí condiciona nuestras opiniones y nuestros pasos.
El otro día me posicioné sobre el valor de la foto de Gursky, la estética o el contenido, el envoltorio o la historia. Quizás mi opinión sea minoritaria frente a una ola de complacientes elogios hacía el autor. A mi me da igual, yo defiendo el contenido frente a la frialdad estética del envoltorio, igual que defiendo lo justo contra la injusticia. Son formas de ver las cosas, y de posicionarse ante la vida, no de una forma tozuda, si con argumentos e ideas.
Para mí todo este tipo de estética triunfante a nivel comercial es un reflejo de los comportamientos sociales y políticos, donde se prima el éxito financiero y el vacío intelectual, mensajes dirigidos a la desmovilización de cualquier planteamiento crítico dentro del arte, vaciándolo de contenido y convirtiéndolo en un mero objeto decorativo y de consumo masivo.
La ausencia de cualquier tipo de reflexión producida por una obra de arte nos sume en el conformismo y nos educa como espectadores a ver siempre artículos que nos produzcan la misma emoción que un florero.
El pensamiento vacío, el discurso único es el sueño que el poder esta a punto de conseguir a nivel político, con esta farsa de democracia, y en estas elecciones, en las que sólo vamos a elegir al mamporrero obediente que saque la máxima plusvalía a los ciudadanos y que de paso adormezca sus conciencias.
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *