Robert Mappelthorpe Foundation © autoretratos

El autorretrato es una forma de enfrentarse a la propia imagen. Igual que el retrato es la opinión
del fotógrafo sobre el personaje, el autorretrato es nuestra opinión sobre nosotros, la imagen que queremos mostrar al mundo.
Podemos hacer una imagen real, transformarnos en otros, o simplemente usar una metáfora visual,
o una abstracción que nos represente. En definitiva es mostrar como nos vemos, dar la cara con
una mirada directa o usar nuestros fantasmas para seguir protegiéndonos frente a los otros.
Mostrarse o esconderse, esa es la gran pregunta cuando pensamos en afrontar este reto.

Nobuyoshi Araki ©

Autorretratos cómicos, satíricos, como el de Araki, clásicos como éste de un Richard Avedon muy joven, sencillo como el de Walker Evans, o narrativos como el de Diane Arbus que se fotografía
con su hijo para dejar constancia de su realidad.

Richard Avedon ©
Walker Evans ©
Diane Arbus ©

Representar un papel convirtiéndose en el objeto de su propia obra como Jorge Molder o aparecer
en su entorno como Helmut Newton fotografiando a sus dos grandes pasiones, las mujeres y su
gran amor June “Alice Springs”.
Las redes sociales han contribuido a la creación de nuestros propios avatares, los jóvenes se
representan con imágenes cómicas o de tipos duros para mostrar una mayor seguridad.
Las Gals en Japón son esos grupos de chicas adolescentes que se disfrazan buscando una
identidad alternativa para de huir de su realidad cotidiana.

Jorge Molder ©
Helmut Newton Foundation ©

Hacer ese autorretrato que realmente nos identifique, que muestre en un determinado momento
como nos sentimos, y cual es nuestra relación con el mundo, con la vida, ese es el reto que debemos
afrontar.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *