rafael roa © 2011 Tanit Salvadó, Actriz

Vengo de la Fundación Pablo Hortsmann, he estado con mi amigo Valentín Sama y Monika
Horstmann charlando un rato y viendo las obras donadas para la subasta, entre todas una mía,
espero que Monika obtenga una buena recaudación para ese hospital en África.
He vuelto andando a casa, más de cuatro kilómetros, no he venido en linea recta, si no en
zig zag. Andar con el viento fresco de las noches de otoño me viene bien para reflexionar
sobre el sentido de lo que hago, mi trabajo, en definitiva, las imágenes.
Construir una historia no es fácil, dar sentido a unas fotografías que compongan una narrativa es complejo, por eso hay especialistas en edición como Paco Junquera que dan sentido a los trabajos
que fotografían otros.
A mí me resulta complejo editar aquello que estoy haciendo sobre una idea previa, fotografiar
lo que que has imaginado es difícil, pero mucho más ordenar la historia, darle ritmo, para que el espectador encuentre el sentido de tu idea. Mirar el trabajo de los otros que tienes al lado es un
error, igual que cuando estas a mitad de camino mirar el trabajo de los grandes buscando
soluciones. Cada fotógrafo debe encontrar las suyas, hallar esa mirada propia que invente la
historia que quieres contar.
El miedo al fracaso, a no ser capaz de construir algo sólido es uno de los grandes enemigos de uno mismo, igual que las prisas. Otro gran error es aceptar una exposición antes de tener un trabajo listo
para ello. Mucha gente lo hace, también artistas de otras disciplinas, pintores, escultores…, creo que
el proceso lógico deber de ser, terminar el proyecto, reflexionar sobre lo ya hecho, editarlo, reposarlo,
y luego someterlo a un nuevo juicio, es decir la prueba del algodón.
En ese momento ya está listo para poder mostrarse y buscarle una salida.

Miroslav Tichý ©

Dentro de su caos, Miroslav Tichý fue capaz de construir su historia, fotografiar aquellas
mujeres a las que veía diariamente desde una posición de voyeur que construye su fantasía, y
hacerlo con cámaras construidas con elementos que reciclaba de las basuras.
Todo vale si al final somos capaces de hacer algo que nos haga sentirnos orgullosos de nuestros
propios trabajos, y lo disfrutemos contemplándolos.
Al final, el goce en soledad contemplando el resultado de nuestras búsquedas es algo que no se
puede comprar con nada. Tychý lo sabía.

Miroslav Tichý
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *