rafael roa © 2011 – Ana Rodríguez Calvo, Actriz

Hacer un retrato correcto es algo muy sencillo, se trata de iluminar bien al sujeto,
medir bien la luz y conseguir que el modelo te regale una mirada interesante, con fuerza,
o un gesto que le defina.
Si tienes una modelo o una actriz muy bella enfrente, es todo relativamente más sencillo.
Podemos utilizar cualquier accesorio de iluminación, ventanas, paraguas, nidos de abeja,
el “beauty”, como en el ejemplo de la fotografía, que nos da una luz muy limpia para tomas
de belleza o retratos muy próximos.
Como comento a los alumnos de mis talleres, es todo muy sencillo y hay que desdramatizar
el uso de los elementos de iluminación, ya sean flashes o luz continua.
Un fotógrafo debe de conocerlos y saber que tipo de luz nos van a ofrecer cada uno, esto
nos facilitará la elección del accesorio a usar en cada circunstancia.
Lo que es muy importante en fotografía es seguir la sistemática de trabajo, iluminar, medir
la luz, encuadrar y disparar.
Ser reflexivos en la toma, relacionarnos con el sujeto que tenemos delante de la cámara,
tratar de que él se haga partícipe de la relación que se tiene que producir en el retrato y
cuyo catalizador es la cámara.
No me gustan aquellos tipos de dedos fáciles que disparan multitud de tomas del mismo
gesto y llenan las tarjetas de memoria con suma facilidad.
Fotografiar es un acto reflexivo incluso cuando nos encontramos delante de un instante
decisivo.

rafael roa © 2011 – Ana Rodríguez Calvo, Actriz

Revelar el archivo Raw correctamente expuesto es relativamente fácil con programas como
Aperture o Lightroom, pero tenemos que tener una captura correcta para poder trabajar sobre
ella y sacar el máximo rendimiento de nuestras fotografías.
Cuando convierto un Raw a blanco y negro, trato de dejar la piel del sujeto al limite de la
textura, supongo que forma parte de mi estética y de mi forma de trabajar en blanco y negro
con película en aquellos años en que no existía el retoque digital.
Todo esto es muy sencillo, siempre insisto en que conocer la técnica es muy importante para olvidarnos de ella y tomar las decisiones correctas en cada momento del proceso, centrarnos
en la parte estética de la fotografía, en la relación con el modelo para conseguir el retrato
que queremos obtener de ese sujeto, esa es la parte más decisiva del proceso del retrato.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *