rafael roa © 2011 – Genoveva Santiago, Actriz

El sábado trabajé con la actriz Genoveva Santiago en mi nuevo proyecto.
Vais a ver un vídeo del making off limitado y las fotografías que veréis no son las
imágenes finales sino una parte de ellas.
Los que me conocen saben que trabajo con un sólo punto de luz en este caso un flash
rebotado en un paraguas blanco. He trabajado con mi Sony Alpha 900 y el objetivo Carl Zeiss
de 85mm. Oiréis el sonido de mi Hasselblad 503 porque he usado película de blanco y negro y diapositivas. No se cual será la imagen final pero me inclino con que sea a partir de este tipo de
material.
Quiero volver a trabajar con película, oír el sonido mecánico de la Hasselblad y disfrutar de las
calidades de la diapositiva y del negativo de blanco y negro.
En fotografía no hay trucos, hay dominio de la técnica y luego ideas para fotografiar, eso trato
de enseñar en mis talleres, los que os propongan atajos al trabajo serio son unos charlatanes
de feria.
Nunca un truco técnico se convierte en la base de un trabajo serio por muchos manuales que se
vendan a los incautos. Había gente en los ’70 ganando todos los concursos, utilizaban el viejo
ardid del desnudo, una focal de 20mm y un viraje sepia. ¿Donde están ahora?, en el pozo del
olvido, dejaron de existir, igual que les pasará a muchos de los gurús del 2.0.
No hay trucos, hay técnica e ideas y una mirada propia que se va curtiendo a base del trabajo
diario, con nuestras propias vivencias y capacidades culturales, lo demás es una estafa de
aquellos que venden burras y recetas inexistentes. El dominio de las nuevas tecnologías no es 
garantía de un contenido interesante, lo que hagamos es una síntesis de lo que somos.
El uso racional del acto fotográfico, el pensar que vamos a fotografiar nos pone en otro nivel
de aquellos que disparan la cámara como monos del zoo, sin reflexión.
Si no hay ideas es mejor no coger la cámara, porque incluso para ir a la búsqueda del instante
decisivo hay que tener una idea previa, aunque luego la modifiquemos.
No todos vamos a ser artistas, pero podemos ser dignos profesionales o aficionados que hagan
imágenes interesantes y un trabajo serio, detrás de todo esto está sólo el trabajo sistemático
y en interés por hacer las cosas bien, la pasión por lo que hacemos. Amar el trabajo, la profesión
o el hobby nos llevará por el camino de las grandes satisfacciones personales.
Como habéis visto, trabajo con medios muy limitados y sencillos, sólo me gusta tener un par de
buenas cámaras y ópticas que sé que me van a dar el rendimiento que necesito, e ideas, esas que
no falten.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *