rafael roa © 2003-2007

Buenas Noches Mis Queridos Lacayos:
No es un insulto, es la constatación de un hecho que nos ofende y degrada nuestra condición de
ciudadanos, desde hoy todos somos lacayos. Parece ser que nuestros representantes políticos van
a indultar s Saenz, el banquero que curra con Botín y que fue condenado a penas de cárcel por
malas prácticas bancarias e inhabilitado, cuya sentencia fue ratificada por el Tribunal Supremo.
No he podido aguantarme, ver este estado de cosas que atentan contra los principios de igualdad
ante la ley y de justicia, que insultan a la inteligencia de los ciudadanos independientemente de
sus ideas.
La buena noticia para los fotógrafos es que Rajoy cuando llegue al poder va a contratar a miles
de fotógrafos para que realicemos un trabajo similar al de la Farm Security Administration en
1935, que encargaron a gente como Walker Evans, Dorothea Lange y a otros muchos que
fotografiasen las miserias de los campesinos en la gran depresión.
El trabajo que nos va a engargar Rajoy y su equipo es que fotografiemos los deshaucios
para hacer un inventario de cuantas casas e hipotecas fallidas tienen los bancos, poniendo
hincapié en las expresiones de los desahuciados, vagos y gente que no trabaja y que viven del
cuento. También el encargo tiene como objeto conocer la situación de la enseñanza y sanidad,
y a esa panda de holgazanes que fingen trabajar allí.
Y lo más importante, es un encargo del estado y se controla desde la capital, nada de autonomías
ni leches que jodan la coordinación del proyecto.
Esto es lo que tenemos, cada día nos escupen noticias injustas y con grandes tintes de comedía
de Berlanga, vivimos bajo un macabro sainete donde los poderosos se lo montan, nos desprecian
y se ríen en la cara de todos los ciudadanos haciendo un despropósito mayor cada día con la
complicidad del poder político.
Llevaba un tiempo concentrado en mi trabajo, aislándome de las noticias e intentado que esta
macabra danza que bailan estos no me afectase. He conseguido ignorar a los gilipollas que no
tienen otra cosa que hacer que tocar las pelotas de forma sistemática al personal con su ignorancia
y estupidez superlativas, como si de una tarea domestica se tratase, pero al final me ha golpeado el descaro y la injusticia con que nos atropellan cada día, estas gentes que viven a costa de los
ciudadanos.
Mañana es la fiesta nacional y me pasa como a Brassens, “que la música militar nunca me supo
levantar”.


Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *