rafael roa © 2011 – Women in wrong places – Genoveva Santiago, Actriz

Siempre los mismos fantasmas, y las mismas obsesiones, la búsqueda del otro yo dentro
del espejo. La fotografía que muestro es sólo un boceto de mi nuevo trabajo, pensar como
puedo montar este trabajo para que tenga la lectura adecuada, es igual que la edición de
vídeo, dar coherencia y ritmo al discurso. Cuando acababa de montar esta prueba me he
acordado de los artistas Gilbert & George, su dualidad, el bien y el mal, esa  compenetración
perfecta, mejor que una pareja de dobles en tenis.
Conocí su obra por primera vez a comienzos de los ’80, en una fabulosa exposición en el
Palacio de Velazquez del Retiro.
Ellos narran en sus obras los fantasmas que nos arrastran a la mayoría y nos esclavizan a lo
largo de nuestra vida, “sexo, raza, dinero y religión”, yo coincido con tres de esos fantasmas,
me sobra la raza, eso nunca me ha preocupado, todos cagamos igual independientemente del
color de nuestra piel.
El racismo igual que la discriminación por sexo es uno de los mayores errores de los seres
humanos, el que más sangre ha arrastrado en la historia. Que se puede esperar de un país
que lo primero que hizo cuando lo unificaron por matrimonio fue expulsar a los judíos y
moriscos, las clases sobre las cuales se basaba la economía del reino y establecer la Inquisición
para quemar a la gente los sábados por la tarde.
Todos tenemos fantasmas, Gilbert & George han escenificado los suyos, con esa estética
de arte pop indefenso que ocultaba sus bombas críticas de destrucción masiva, y un discurso
feroz lleno de ironía.

Gilbert & George © WE ARE – 1985
Hago mi boceto y pienso en los relatos de Carver, en sus personajes solitarios, sus mujeres que
encargan pasteles que no recogen, sus vidas cruzadas. Siempre me gustaron sus historias, tienen 
la atmósfera de los lobos solitarios, o de esas gentes que caminan en silencio como flotando
sobre el asfalto. Los relatos de Carver son lo contrario que las obras de Gilbert & George, 
exuberantes y barrocas, intensas llenas de color y que nos recuerdan al pop art. 
Tienen una iconografía propia, con gestos de Warhol, y han ido tejiendo un estilo inconfundible,
y hacen gala como Mappelthorpe, de su homosexualidad militante.
Directos, actúan delante de la prensa con ese estilo personal de sus performances iniciales, compenetrados perfectamente en el gesto y la palabra, han convertido su arte y su forma de 
comparecer en público, en su imagen de marca, a pesar del envoltorio, sus historias es aquello
que más nos seducen de sus trabajos.
Gilbert & George ©  -INSIDE -1993

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *