rafael roa ©

Hace años mi amigo Valentín Sama me regaló una cámara Exakta VX1000. La Exakta es una
cámara muy especial, diferente, con el disparador a la izquierda justo al lado del objetivo.
Pero no voy a hablar de las características de la cámara y de su historia ya que Sama lo ha hecho
a menudo en su blog y hay muchos enlaces en la web.
Os voy a contar mi relación con esta cámara desde el punto de vista del fotógrafo profesional.
Empecé a usarla a finales de los ’90, me la llevaba a las sesiones de retrato editorial, es aquellos
años mi cámara era una Hasselblad Xpan con la cual yo hacia las sesiones en diapositivas.
En alguna ocasión fotografiaba en formato panorámico pero en muy pocas ocasiones los
directores de arte apreciaban ese tipo de formato porque les obligaba a pensar y a salirse de la
rutina a la hora de maquetar las revistas, y elegían la ley del mínimo esfuerzo.
Yo también me llevaba la Exakta cargada con película de blanco y negro, generalmente Tri-X,
y al final de las sesiones le proponía al personaje un retrato en blanco y negro.
Casi nunca publicaron ese material que yo ofrecía enseñando en los contactos la imagen que a
mi me gustaba más, que ellos desechaban con desdén igualmente que los formatos panorámicos
de la Xpan.

Exakta VX 1000

Quiero decir que tengo una gran cantidad de material de éste tipo que nunca fue publicado y
de muchos de ellos sólo tengo los contactos positivados.
Me pasa como con muchos retratos hechos en placas 10×12 cm con Polaroid 55, supongo que
algún día tendré el tiempo necesario para poder positivar y ordenar ese archivo.
Trabajar con una Exakta es abordar el hecho fotográfico de una forma diferente, cada toma es
meditada, la cámara te marca el ritmo que es muy alejado del de un paparazzi.
Esta tarde en el taller de retrato que he impartido a mis alumnos, les hablaba de la idea previa
a la toma, de pensar que hacer con el personaje con el que nos vamos a encontrar y salvar con
éxito todos los condicionantes que tiene la realización del retrato editorial. Pero la primera
premisa del fotógrafo debe de ser la de realizar la idea que tiene para definir a ese personaje
con el que se va a encontrar, y por supuesto no realizar sólo el trabajo standard que la revista
quiere de nosotros, sino realizar una buena fotografía que vaya definiendo nuestro estilo.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *