Agnes Kiraly en la reina Isabel en RIII

Esta fotografía de Agnes Kiraly me sirve para contaros una historia real ocurrida en uno de
los campos de exterminio nazis, que me contó una amiga mía que estaba investigando sobre
el tema.
Una mujer joven de Budapest había llegado al campo, era muy bella, su marido y sus padres
fueron gaseados en la primera semana, a ella la mantuvieron viva y fue el juguete sexual de
todos los oficiales del campo durante meses. Todas las noches era sistemáticamente violada
por 10 o 12 hombres sin pausa alguna.
Su pesadilla no acabó allí, cuando se cansaron de ella, sirvió de juguete a aquellos presos que
colaboraban con los nazis como delatores, y ella era su premio.
A pesar de todo sobrevivió, fue liberada y volvió a Budapest con aquel trauma que le duró
toda su vida. Ya no lloraba por nada y tenía la mirada perdida en algún punto indeterminado
cuando la hablaban, no miraba a los ojos a nadie y cuando los rusos aplastaron la revolución
húngara de 1956 no le quedaron lagrimas para expresar su dolor, las había dejado todas en
aquellos campos de exterminio, en aquellas interminables noches de sufrimientos.
Cuando los tanques rusos entraron en Budapest no salió a la calle, se tomó un café mirando
por la ventana aquel día nublado y gris, oyó las detonaciones y las explosiones, apagó aquel
cigarro y dejó la taza en el fregadero, y se fue al baño donde dejo salir su sangre en la bañera
mientras oía los gritos desesperados de las gentes, en aquel día gris de Budapest.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *