Somayeh Tohidloo, bloguera iraní condenada a 50 latigazos por insultar a Ahmadineyad
Parece ser que quiere volver el estilo de censura franquista, si a eso unimos el estado policiaco
soñado por muchos y las privatizaciones, tenemos el programa electoral del partido de los
buitres corruptos.
Los consejeros de RTVE del PP propusieron poder intervenir y controlar la edición de los
informativos, pero lo más grave desde el punto de vista de un progresista es que el PSOE y
CCOO se hayan abstenido en esa votación.

No se pueden limitar los derechos básicos en los cuales se sustenta una democracia aunque
éstos sean meramente teoricos, igual que los derechos constitucionales que luego se convierten
en papel mojado. Los ciudadanos deben empezar a movilizarse y usar todos los resquicios del
sistema para controlar al poder y sus actuaciones en el desarrollo de la gestión pública que les
hemos encomendado a través de las urnas.

De estos intentos de socavar este derecho fundamental, a que torturen a la gente creando de
nuevo el delito de opinión sólo hay un pequeño recorrido, lo grave es que a estas alturas a los
políticos de partidos supuestamente democráticos se les pase por la cabeza este tipo de propuestas.
Hace unos días la bloguera iraní Somayeh Tohidloo ha recibido 50 latigazos como castigo por
haber insultado a ese sanguinario dictador que es Mahmud Ahmadineyad.
En Rusia se asesina a periodistas por gentes cercanas a los aparatos del estado, como hemos
podido comprobar recientemente con la detención de un ex policía por el asesinato de Anna
Politkóvskaya, cuando la cosa se pone fea el poder busca una cabeza de turco y le carga el muerto.
Si consentimos la censura informativa habremos perdido la libertad de expresión por la que
durante tanto tiempo y muy intensamente luchó mucha gente en este país, y de eso a una
dictadura hay un paso muy pequeño.
Mi blog hablará de mi gran pasión que es la fotografía y el arte, pero siempre estaré contra todo
tipo de abuso o injusticia como lo he hecho siempre en mi vida, no me voy a mantener mirando
al tendido, ni ausente si algo grave se produce en nuestras vidas.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *