Nobuyoshi Araki ©

BV tenía un burdel en una parte más alejada de la ciudad. Era un proxeneta violento aunque
en los últimos tiempos había dado a sus chicas una pequeñas libertades de opinión sobre
como establecer los turnos de descanso, lavandería y organización del negocio.
KK era la gobernanta del burdel, administraba las ordenes de BV, chantajeaba a las chicas,
las extorsionaba y manejaba aquello a su antojo, usaba la técnica del palo y la zanahoria.
En el fondo aquel burdel era sólo una metáfora de la sociedad, todo funcionaba igual,
el poder, el capataz que limpia sus miserias repartiendo hostias a discreción, sometiéndolas
a sus deseos, manejando sus vidas en función del máximo beneficio del negocio.
KK era de Mongolia, fuerte y alta como un toro, temida por todas, su violencia y sus castigos
hacían que ni siquiera osasen mirarla a los ojos, a veces se extralimitaba y esto cabreaba
a BV cuando dejaba marcas en la cara de algunas de las chicas porque podría perjudicar
a su negocio, pero la rentabilidad que le daba KK en su gestión era tan alta que la dejaba
hacer a pesar de sus desmanes.
Araki fotografió los burdeles de Tokyo, historias como esta eran habituales, yakuzas tatuados
que golpeaban a las chicas sin limite, explotación, drogas, sumisión, miedo y terror.
El poder actúa de manera similar, utiliza zanahorias y violencia gratuita, crea el temor en los
ciudadanos.

Nobuyoshi Araki ©

Cuando en una democracia se teme a los servidores de la ley, ese sistema esta muerto.
La ética social y política es el sustento de una sociedad, cuando esto se ha perdido, todo
esta destruido porque desde el poder se ha trasmitido el mensaje del “todo vale, el atajo,
la ilegalidad para conseguir el máximo beneficio”. Un tipo que conozco se rasgaba las
vestiduras por los saqueos de Inglaterra, no entendía lo que estaba pasando.
Cuando eso ocurre en una sociedad es porque los valores que han trasmitido desde el poder
son tan corruptos e inmorales que la gente se comporta de igual forma.
El sistema no sirve, no hay un avance y vemos las mismas injusticias en fotografías en color
cuando antes las veíamos en blanco y negro.
Todo sigue igual, los mas bestias y vagos se apuntan a hacer el trabajo sucio, igual que KK
golpea a las chicas del burdel, las viola y las extorsiona, y BV mira para otro lado antes de
ordenar a una de sus chicas que alivie su tensión sexual.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *