Desnudo de una mujer en un tren

He encontrado esta imagen en la red e inmediatamente me ha recordado a una modelo argentina que fotografié a comienzos del siglo y a una novia de mi juventud.
En aquellos tiempos era lo normal encontrarse mujeres con un abundante vello púbico igual que los hombres no se depilaban el pecho.
Las modas cambian las costumbres y hacen que nos transformemos con el paso de los años o que veamos normales los cambios que se producen, y cuando nos encontramos con una fotografía que nos muestra un pasado reciente nos da la impresión de que han pasado siglos y lo vemos como algo anacrónico. Yo tuve una novia así, morena con un cuerpo precioso, me volvía loco y con un abundante vello púbico negro muy parecido al de la chica de la fotografía.
Deberíamos de tener unos 20 años, celebramos juntos la muerte del dictador y todo nos parecía autentico, teníamos la sensación de estar viviendo momentos históricos, el comienzo de una nueva era, más justa y más libre, eso era lo que deseábamos.
Vivía por el Rastro, nos reuníamos en la Bobia, no se si se llamaba así entonces o ese nombre fue en la movida años después, pero era un bar con un estilo art déco como el desaparecido café Savol de la plaza de la Opera.

rafaelroa© 2002

Pasábamos los domingos juntos en su piso entre canciones, libros de poesía, discusiones sobre marxismo y largas y apasionadas sesiones del sexo que unos disfruta a los veinte años.
No perdonábamos a los traidores, ni a los blandos, ni a aquellos que nos dejaban en la estancada en un mani o ponían excusas para no dar la cara, ayudábamos a los compañeros que habían sido detenidos cuando salían, y lo que hacíamos era verdadero e intenso desde un beso a una acción en una huelga o manifestación.
Ella se fue de Madrid, no nos volvimos a ver, pero recuerdo sus ojos, su voz fuerte, su cuerpo, su sonrisa, sus besos y las curvas de su cuerpo que me hacían enloquecer.
Han pasado 36 años de aquello, ahora los hombres se depilan el pecho, las mujeres el vello púbico, y estamos rodeado de los traidores sumisos que nos gobiernan y besan las manos de los poderosos.
No hay ética social ni política, los maderos han cambiado el gris por el azul, pero siguen siendo las mismas bestias que entonces, los deshechos sociales que se meten a dar hostias por un dinero fácil.
Desgraciadamente se han ido más cosas por el retrete que la moda de un abundante vello púbico, los principios, ni dignidad, ni la ética, ni la fidelidad a las ideas de justicia y libertad están de moda, todo esto se ha perdido en estos años como un simple depilado.

Share →

6 Responses to El Vello Púbico

  1. la folle dice:

    Que necesario!

  2. Susana dice:

    Me gustó mucho!

  3. tato moreno dice:

    NO A LA TALA MASIVA DEL BELLO PUVICO ¡¡¡¡
    VIVA LOS PELOS DEL COÑO ¡¡¡
    UN ABRAZO ¡

  4. Inma dice:

    Felicidades!!! Me ha encantado. Yo era pequeña en la etapa que relatas pero mis hermanos mayores rondaban tu franja de edad y en cierto modo observándolos a ellos, entiendo perfectamente lo vivido entonces.

  5. marco fantini dice:

    hermosas mujeres de vaginas peludas.me encantan y excitan mucho.gracias marco bahia blanca,pcia bs.as. Rep Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *