rafaelroa©1994 / Hidden Desires

A veces es difícil salir ileso de las piruetas, cualquier pequeño fallo nos puede llevar a situaciones comprometidas de las cuales nos sea complicado no quedar con secuelas del envite.
La vida es un campo de minas en muchas ocasiones, es malo confiarse y pensar que no tenemos
limites. Otras veces no podemos ni esquivar al destino y este llega en forma de sicarios,
como le ha pasado al cantautor Facundo Cabral, llegan cuatro asesinos y porque estabas allí
te cosen a balazos.
Algunas piruetas las hacemos por el placer de demostrar nuestras habilidades y otras para
evitarnos males mayores, lo que esta claro es que no es aconsejable andar siempre sobre un
cable de acero y menos cuando hay una tormenta de viento. Los magos de la trampa nos siguen
enseñando malos trucos de feria, otra tormenta se acerca, los tiburones siguen su acoso a la
zona Euro y ahora han puesto sus ojos en la corrupta Italia del cavalieri de las orgías romanas.
Por aquí todo sigue su curso, la Espe dinamitando el sistema público de educación, ahora se
empiezan a recibir en los institutos públicos notificaciones de reducción del profesorado con
plaza fija por parte de la consejería de educación de la Comunidad de Madrid, se espera un otoño
conflictivo por el tema de las oposiciones en pleno curso, y la reducción de los recursos del
sistema educativo, estos son algunos de los torpedos que esta mujer esta lanzando contra la
educación de Madrid.
Que pereza el verano, este año no tengo ilusión por repetir el ritual vacacional, pero supongo
que tendré que irme algunos días en Agosto, el mar me atrae siempre, disfrutar del amanecer,
del silencio cuando casi todos duermen por los excesos de la noche anterior, es lo único
que me seduce, mirar al mar en soledad y flotar mientras amanece es un lujo.
En fin, haré piruetas para pasar el verano, me meteré en mis futuros proyectos a saco, el
trabajo intenso y la concentración en la realización de las ideas es siempre motivante, quedan
libros por leer, y vídeos en los que trabajar.
Como dice la canción What a difference a day made en esta versión de Jamie Cullum que me
ha sorprendido gratamente, es mejor que se dedique al buen jazz y deje de dar saltos sobre
el piano, que cada uno busque sus sensaciones y su arco iris después de la lluvia.

What a difference a day makes
There’s a rainbow before me
Skies above can’t be stormy
Since that moment of bliss, that thrilling kiss 

It’s heaven when you find romance on your menu
What a difference a day made
And the difference is you
By Maria Grever and Stanley Adams 
Rafael Roa © 2008
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *