Araki ©

Hoy hay muchas cosas de las que podíamos hablar, pero a veces los silencios son las armas más
poderosas, no hablar de mediocres, chorizos y pederastas, silenciarles es igual de efectivo que
no dar publicidad a los terroristas, ignorarles y enterrarles en la cueva de la indiferencia y del
olvido.
El verano es una época peligrosa para la información y para los juegos de poder, siempre nos
la clavan cuando la gente esta en la playa enterrando sus miserias del año y tratando de pensar
en que otra vida es posible.
Los charlatanes de feria nos cuelan sus burras desde los telediarios, siempre consiguen un
contacto que les ponga su noticia, en verano estos son contenidos de relleno, y el tipo enseña
su careto de depredador del trabajo de los otros vendiéndonos sus burras, que sólo sirven para
que los niños en los parvularios pinten encima, eso si, los críticos reyes de los textos en los
catálogos ya se ponen en fila para ver si pillan cacho para vocear la noticia.
Los comediantes del medievo eran más dignos en su trabajo que este bufón de las burguesías
incultas. Goya en su tumba se retorcerá al ver semejante esperpento, y ojalá le lance un rayo
que lo reduzca a cenizas.

Araki ©

El pecado, como me gusta el pecado, pecar contra las prohibiciones de los idiotas es lo que más
me pone. La secta de los pederastas va a convertir el parque donde respiro cada mañana en una
gran cloaca de sus falsedades e hipocresías, no tienen ya bastantes chiringuitos para hacer sus
saraos, y encima invaden los espacios públicos con la complicidad de nuestro alcalde el faraón
del déficit público.
Hoy me evado con las fotografías de Araki, ese gran transgresor japonés, me acompaña una de
mis sinfonías favoritas, la Resurrección de Gustav Mahler, esta mezcla heterogénea de fotografía
y música me tranquilizan, me hacen disfrutar de los minutos del ocaso, hacen que me olvide por
un instante de las trampas que el sistema nos pone cada día en nuestro camino.

Symphony No. 2 in C minor, “Resurrection”: Mov. 5, “Im Tempo des Scherzo. Wild herausfahrend”
Gustav Mahler (1860-1911)
Conducted by Leonard Bernstein
Sheila Armstrong, soprano
Janet Baker, mezzo-soprano
Edinburgh Festival Chorus
London Symphony Orchestra
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *