Hoy se ha celebrado en Madrid la manifestación anual del día del Orgullo Gay. Con un tono reivindicativo ha comenzado el recorrido desde la Puerta de Alcalá a la Plaza de España.
Está claro que tenemos una legislación actualizada a los tiempos que vivimos, y los derechos
individuales de cada persona y sus opciones personales no pueden tener ninguna diferencia
legal entre los ciudadanos. Siempre he defendido las opciones personales en cuanto a sexualidad,
o creencias religiosas de cada individuo, no se puede penalizar a las personas por ejercitar una u
otra opción, todos los ciudadanos deben tener un trato igualitario con respecto a las leyes.
Dicho esto, no estoy a favor de los guetos, nunca me ha parecido positivos, los eventos como
el festival de arte de gays y lesbianas, nunca he estado de acuerdo en eso. Creo que el talento
artístico de las personas no tiene nada que ver con sus opciones sexuales, cuando conocí a
Robert Mappelthorpe en Madrid en la exposición que celebró en la galería Fernando Vijande
a comienzos de los ’80, nunca me pensé si este gran fotógrafo era homosexual o no, sólo
pensaba que era uno de los fotógrafos y artistas más poderosos de los últimos 20 años del
siglo XX, me importaba su talento, y la potencia de su obra.
Indiscutiblemente él tomó partido y defendió los derechos del colectivo al que pertenecía y
lo hizo con su arte y su talento, con unas fotografías que machacaban a todos los conservadores
del país.
Que el PP quiera cambiar la legislación actual de los derechos del colectivo homosexual es una
prueba más de como funcionan estas gentes. Es un error tratar a las fuerzas reaccionarias con
talante, muchos ciudadanos todavía estamos esperando la suspensión del concordato con la
Iglesia, y otras legislaciones que este país debería haber hecho hace 30 años.
La ley debe prevalecer y hacerse cumplir, no ir contra los evasores fiscales de Suiza es otro
gran error, la banca que ha producido la crisis se la debería haber nacionalizado, con talante
y siendo blando no vamos a ningún sitio.
Un presidente de gobierno no puede permitir que un banquero evasor fiscal le dé una palmadita
en la espalda como si fuesen colegas, no se puede comer en el mismo plato que la zorra.
Este tipo de banqueros, patriotas de mentira no pueden ser los beneficiarios del dinero público
para tapar sus desmanes, ellos entrarán a saco, acabarán con la sanidad, y con todo lo que
puedan y su saqueo no tendrá limites, y luego irán a por las leyes de igualdades civiles, y los
perros del estado ejercerán su violencia en las calles como en los setenta.
Los buitres están al acecho, sólo necesitan que su electorado inmoral les dé el poder para
empezar la cacería, hay que ser muy crítico y analizar por que hemos llegado a esta situación.

rafaelroa©2011 – still de vídeo

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *