Atget, en 1927 por BERENICE ABBOTT  

Para calmar la tensión del sábado y antes de enfrentarme a una sesión de retratos en exteriores
de esta tarde, he disfrutado esta mañana de la exposición de Atget en la Fundación Maphre.
Es incuestionable la obra y la poesía de Atget, su legado estético y documental es indudable, a
través de su mirada hoy disfrutamos de un París que ya no existe,  y que gracias a sus fotografías
ha llegado hasta nosotros. Pero me ha sorprendido el retrato que Berenice Abbott hizo de Atget
en 1927, un retrato fantástico, descriptivo, y estéticamente precioso, lleno de misterio, Atget no
mira a la cámara y Abbott nos lo presenta como un sujeto sereno de mirada firme.

Atget – París

Otro retrato que me gusta mucho es que hizo Avedon a Lee Friedlander con la estética de su
trabajo de American West, un fondo blanco, el sujeto y la cámara. El trabajo de Friedlander
ha tenido mucha influencia en los fotoreporteros de las generaciones de los ’70 y ’80, su forma
de ver el paisaje urbano y la de acercarse a los personajes en sus trabajos abrieron a varias
generaciones una forma de mirar y de encuadrar la realidad.

Lee Friedlander en 2002  por Richard Avedon

El trabajo de Friedlander se centro en el lo que el llamó el paisaje americano, la vida cotidiana
de las gentes de su país, manejaba con maestría los reflejos y las sombras que incluía en sus
fotos como parte de su narrativa visual, para él eso nunca fue un problema, aprovechar cualquier
elemento que para otro podía ser un un error, e incluirlo como parte de la composición de sus
imágenes.
Fotografiar a un fotógrafo siempre es algo comprometido, todos sabemos lo que él otro sabe,
ese cambio de roles también pone en compromiso al que tiene que fotografiar, lo mejor es
olvidarse de que el otro es fotógrafo y buscar, una mirada, un gesto, o algo que te interese o
emocione cuando los veas a través del visor de tu cámara.

Lee Friedlander
Share →

One Response to Fotógrafos Por Otros Fotógrafos

  1. […] la tradición fotográfica de la “Escuela de Madrid”. Que mi trabajo se pudiese parecer al de Lee Friedlander fue pura casualidad. No teníamos internet, y la información que llegaba a este país sobre el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *