Durante la transición existían las asociaciones de vecinos, el movimiento ciudadano tenía mucha
fuerza, después los propios partidos se ocuparon de desactivarlo para no tener que ser
cuestionados por los propios ciudadanos.
Creo que para que este movimiento tenga éxito hay que dar una imagen continua de seriedad,
propuestas coherentes y sobretodo ser muy estrategas.
Quizás el campamento de Sol debiese ser cuestionado, una acampada de ese tipo tan larga puede
llevar al desgaste de la gente, así como atraer a los alrededores a sujetos indeseables que al
amparo del propio campamento se dediquen a actividades de tipo delictivo, creo que una retirada
ahora fomentando las asambleas de barrio y estableciendo una concentración semanal o
quincenal en la plaza podía ser una buena estrategia, así como establecer acciones que pudiesen
colapsar el funcionamiento de sucursales bancarias o de las administraciones municipales.
Otro tema es el de los medios de comunicación con respecto a la protesta asamblearia, primero
un rechazo total desde los grupos mas poderosos de la información, y ahora como el tema
vende pues a darle cobertura desde el punto de vista de una prensa amarilla, esto se debía
evitar y controlar, y que tipo de entrevistas se conceden o no y a que medios.
Las agresiones sexuales denunciadas por el colectivo feminista de la acampada son hechos
graves que deben tener una respuesta inmediata, no se deben dejar dudas sobre estos
problemas que además pueden ser utilizados como arma política arrojadiza.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *