From the monthly archives: "junio 2011"
rafaelroa©2011 – Danai Querol

Acabo de conocer a Danai Querol con motivo de esta serie de retratos de los personajes de RIII,
me impresionó su fuerza interpretativa en el estreno de la obra y sobretodo en los diálogos con
Martijn Kuiper, su odiado Ricardo III.
La mirada de Danai te atraviesa, aunque te proteges con la cámara notas su fuerza a través del
objetivo, fotografiarla fue para mi un reto y he de confesar que tengo mis dudas sobre si conseguí
captar toda su expresividad y fuerza narrativa en mis fotografías. Cuando el fotógrafo se
enfrenta con el material, lejos del entusiasmo general de la sesión, es cuando realmente valoras
y analizas lo que tienes, entonces a veces un sudor frío te sube por la espalda, en ese caso te
das cuenta de que tu personaje te ha ganado la mano. Mucha gente podrá decir que tengo
grandes fotos de Danai, pero yo sé en mi interior que hay algo que no he conseguido captar de
su personalidad, algo que ella me ha escondido sutilmente y yo no he sabido encontrarlo.

rafaelroa©2011 – Danai Querol como Lady Anne en Ricardo III

Lady Anne expresa su odio contra el asesino de su esposo de forma rotunda, guarda dentro
de sí su odio:
” Cuando fijé mi mirada en Ricardo, este fue mi juramento: maldito seas, exclamé, por haberme condenado tan joven a una vieja viudez y que cuando te cases, el dolor se asiente en tu lecho y que tu mujer, si hay alguna tan loca, sea más miserable por tu vida, que tu me has hecho desgraciada por la muerte de mi querido esposo”.

Es un reto haber hecho esta serie, y una gran satisfacción trabajar con personas con tanto talento,
lo hicimos de una forma sencilla en una mañana de sábado con el broche final de unas cañas
entre amigos.
Danai tiene un amplio currículum en todos los medios, os recomiendo que veáis su web y que
sobretodo no perdáis de vista a esta joven y talentosa actriz.

rafaelroa©2011

Me gustan esos interiores compuestos de deshechos, a pesar de la cámara que llevaba,
la uso para vídeo, no me pude resistir a sacar esta imagen de estos muebles llegados
de otros tiempos. Fue un viaje al pasado, el local era una bar en una sala de ensayos de
rockeros, sólo faltaba una maquina de discos, no había aire acondicionado y en eso se
parecía también a los ’60 en este país. Sentarse en esos sillones en verano era sinónimo
de sudar, de quedarte pegado a ellos, causaron furor en aquellos años igual que el papel
pintado horroroso que los acompañaba en aquellos salones de entonces.
En esa mesita falta el paño de encaje y algunas figuritas de porcelana a modo de adornos,
perritos, ciervos y cosas así. A pesar de la incomodidad del calor me gustaba el sitio,
me tome unas cervezas mientras esperaba, imaginaba los viejos guateques cuando la peña
aparecía con aquellos álbumes de singles que machacábamos sin piedad en un tocadiscos
portátil, los más modernos oíamos Beatles, Dylan, Doors, los Stones, Joni Mitchell,
Brassens, Paco Ibañez, o algún grupo minoritario como Blood, Sweet and Tears.
Mientras la España hortera se atizaba a saco con Formula V y similares, luciendo aquellos
horrorosos pantalones campana y con el paquete de tabaco en la cintura, lamentables
imagénes del pasado, nunca un tiempo pasado fue mejor, pero en aquellos años la gente
tenía las cosas claras, estar en un lado u otro te definía rápidamente, sabíamos donde estaba
el enemigo y nunca dormíamos con él, estábamos posicionados justo enfrente.
Hoy me acorde del pasado al ver esa foto, igual que cuando uno ve los debates de las Cortes
se acuerda de los payasos de la tele y su famosa canción “Había Una Vez Un Circo”, ya
no hay funambulistas de riesgo, sólo payasos con las cartas marcadas y malos trucos.
No quiero ponerme nostálgico, creo que me voy a fumar un Cohiba acompañado de un ron
añejo para pasar la noche, y mañana intentaré volver al presente.

rafaelroa© 2011 – Martijn Kuiper

Conocí a Martijn a mitad de los ’90, en esos años hicimos muchos trabajos de moda y publicidad juntos, después nos perdimos mutuamente la pista. Cuando Carmen Vals me invitó al estreno de RIII y vi a este gran actor, yo sabía que le conocía, pero el paso del tiempo y la caracterización de su personaje me lo habían camuflado y no supe reconocerle hasta que en casa leí atentamente el programa y vi su nombre. Después de eso le propuse a Carmen Vals este proyecto, quería retratar las miradas de los personajes de Shakespeare en este montaje de Eines. Martijn da vida al duque de Gloster y a un Ricardo III muy especial, él se transforma y se mete en un individuo que posee todos los pecados capitales y los lleva hasta su máxima expresión, esos pecados que se encuentran en mayor o menor medida en nosotros mismos, como dragones dormidos en una cueva. Gloster mata por el poder, por la posesión de la belleza de la mujer que ama a otro, mata por tener de una forma incondicional aquello que de una forma natural se le negaría:

GLOSTER

¿Se ha hecho nunca de este modo el amor a una mujer? ¿Se ha ganado de este modo el amor de una mujer? ¡La obtendré, pero no he de guardarla mucho tiempo! ¡Cómo! ¡Yo, que he matado a su esposo y a su padre, logro cogerla en el momento del odio más implacable de su corazón, con maldiciones en su boca, lágrimas en sus ojos y en presencia del testigo sangriento de mi odio, teniendo a Dios, a su conciencia y a ese ataúd contra mí! ¡Y yo sin amigos que amparen mi causa, a no ser el diablo en persona y algunas miradas de soslayo! ¡Y aun la conquisto! ¡Ah! ¡El universo contra la nada!

rafaelroa©2011 – Martijn Kuiper es Ricardo III

Martijn termina su formación como actor con Jorge Eines y realiza algunos cursos de especialización, entre los que destacamos dos sobre Shakespeare con Will Keen y Acting in English con Bruce Meyer, es un gran actor que se desenvuelve en todos los medios, teatro, cine, televisión y podéis ver su amplio currículum en su web.
Para mi la gran satisfacción ha sido disfrutar de su talento en este genial RIII que interpreta, y como siempre disfrutar del intercambio que se produce en una sesión de retratos, disfrutar de sus gestos y las miradas que te da sólo con unas pequeñas indicaciones por mi parte en cuanto a lo que quiero obtener. Esa es la magia del retrato, la relación que se produce en ese momento y que el fotógrafo captura.
Al final de la sesión Martijn me decía que quería que hiciésemos un retrato para él, ya lo tenemos aunque él no lo sabe, uno vestido de Martijn y otro de Ricardo III.

Mi ayudante Mónica Navarro grabó el vídeo y Martijn acabó la sesión tocando unos acordes de
Les Feuilles Mortes.

rafaelroa©2011 – El Túnel
Los túneles siempre me aterran, unas veces entrar en ellos y otras salir de ellos. A veces uno desea no salir de ellos porque salir de uno significa entrar en otro mucho peor. Siempre las dudas,
las miserias,la incertidumbre de que va a pasar antes o después de ese túnel eterno que nos hace
sufrir o de ese otro tan corto que nos lleva al abismo. La noche y las dudas, ni siquiera la brisa
del verano hace que encontremos la paz, sólo aumenta las miserias, el silencio eterno, el recuerdo,
las imágenes que se van haciendo borrosas hasta perderlas, el olvido del gesto, la mirada de
los otros que se aleja, las palabras que se mueren, el túnel ese espacio enorme que llena mi
mente, como una losa inamovible, la noche continua lentamente, y el vacío no me deja salir de
ese lugar que maldigo en silencio y nunca quise entrar.

rafaelroa©2011 – still de vídeo
rafaelroa©2011
Hoy es la noche de San Juan, se hacen hogueras para quemar todo aquello que no sirve y
comenzar un nuevo ciclo limpio sin estorbos o trabas. Suele ser una noche de alegría, fiesta y
esperanza, si se celebra al lado del mar mucho mejor, la noche más corta del año, el solsticio
de verano es el 21 de Junio, pero por tradición esta fiesta la celebramos hoy.
El fuego lo purifica todo, todo lo echamos allí para olvidarlo, nuestras dudas, miserias, miedos,
todo aquello que nos atormenta.
Unas aguas negras y profundas también me sirven para lanzar allí todo aquello que quiero perder y
olvidar, todas las cargas o heridas incurables, dejar en su fondo todo aquello que no quiero que
salga a flote de nuevo.
Cada uno de nosotros cargamos con nuestro pathos, a veces es pesado y nos atormenta, y como 
escribe una amiga al final de cada email que envía “La mente es un magnifico siervo, o un amo
terrible”, esa gran verdad nos hace a veces subir y bajar de un gran tobogán de una forma salvaje
y nos produce un cambio brusco de sensaciones que nos ocasionan un gran desgaste, por eso
esta noche os deseo que lancéis al fuego todo aquello que es una carga pesada, y gocéis sin
limites hasta que el cansancio, o que los rayos del sol os indiquen que se acabo la fiesta del fuego
y comienza un nuevo ciclo.
rafaelroa© 2011 – still de vídeo