Rafael Roa © 2011
Un mundo aparentemente feliz, aséptico, donde todo funciona a la perfección,
una población homogénea, sin problemas raciales, pápas y mámas felices
retozando con sus hijos que crecen en armonía, bien alimentados, sin problemas
de salud, el césped verde y todo perfectamente limpio y pulido.
Ese ideal de cuento de hadas que también añoraba Hitler y los muchachos del
tea party, y muchos en nuestro país.
Un mundo tan perfecto donde el peso de la ley caiga sólo sobre aquellos que son
unos pobres raterillos de barrios sucios y marginales, con mezclas raciales, sin
unas infraestructuras de lujo y donde el desempleo llega a cotas muy altas.
Por supuesto si usted es banquero y su negocio debería cerrar por unas practicas
de riesgo en países donde no hay control sobre operaciones especulativas que
le han llevado a la bancarota, no se preocupe se lo saneamos con dinero público
para que usted siga especulando, incluso si usted ha cometido alguna estafa con
penas de cárcel ya le buscaremos un juez amigo que instruya de tal manera el
proceso para que prescriba y no tenga que mezclarse en la prisión con algún narco
que le pete el trasero en alguna ducha.
Porque ustedes que son de familias de orden que se dedican a la banca o a cualquier
tipo de especulación tienen que poder seguir haciendo sus negocios como siempre
lo han hecho, sin ningún control y disponiendo a su antojo de este país que siempre
ha sido su finca, y no tener que rendir cuentas a cuatro gilipollas que les tocan los
cojones, por eso ustedes y sus mamporreros políticos que les hacen el trabajo
sucio tienen que tener manga ancha para todo.
¿Que hay candidatos imputados por delitos?, hombre no pasa nada, total por cuatro
cosillas de nada, lo importante es que venga el Papa y les bendiga porque son
muy buenos y les preparé su parcelita en el paraíso.
Rafael Roa © 2011
Bill Brandt, el famoso fotógrafo inglés hizo una serie a comienzos del siglo XX
que creo que se titulaba “Abajo & Arriba” y describía las diferentes clases sociales
en aquellos años. Me ha sido difícil encontrar imágenes de esas series, pero tengo
algunos ejemplos. Lo que esta claro es que el ideal es la transparencia económica
y política, y que exista un gran control del dinero público, y el que meta la mano
en la caja que pague con todo el peso de la ley, lo demás es querer justificar lo 
injustificable para defender unos privilegios personales.
Bill Brandt , 1904
Bill Brandt
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *