Rafael Roa © 2005 – A Void Regard
Nunca me han gustado los jugadores de ventaja, aquellos que cimentan sus triunfos
en la trampa, el descuido, el engaño o la hipocresía.
Tenemos a este tipo de personajes en todos los ámbitos de nuestra sociedad, en el
fondo es una desgracia que se haya transmitido la cultura del todo vale, da igual lo
que sea. Así es la vida, los seres humanos se comportan de estas maneras
produciendo un estela de hedor a su alrededor, y eso a los que no nos gustan ese
tipo de acciones, nos hacen perder la fe en nuestra especie.
Hoy he visto una momia paseando por el parque, demodé vestida de negro con un 
perrito de mierda, me ha mirado y ha evitado el saludo que yo he provocado
inmediatamente, me gusta ver como reacciona la gente que no te quiere ver
porque conoces su pasado, eso les incomoda ahora que tienen una pequeña parcela
de poder, al final ha tenido que detenerse, intercambiar unas palabras comportándose
políticamente correcta con una falsa sonrisa.
La reina madre sigue en su columna haciéndose la manicura, se prueba sus enaguas
para su puesta de largo de la semana que viene, estará rodeada de cotorras, cacatúas
e iguanas de diversos colores, se pondrá nerviosa en su foto call poniendo ese rictus
de vieja folclórica sacando el pecho caído, sus bufones aplaudirán dando grititos de
jubilo, ni Fellini en Roma lo hubiese hecho mejor.
Se ve luz al final del túnel, amanece y entra aire fresco por la ventana, ya queda 
menos para cumplir mis deseos, el viaje está cercano.
Federico Fellini, Roma 1972
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *