Rafael Roa © 1995 – Eve Liberten y familia
Fotografié a Eve con su familia a mitad de los noventa, al final la revista decidió no
publicar su entrevista, son de esos temas que se caen porque al principio les hacen
gracia y después deciden que no tienen interés.
He buscado noticias de Eve en la red y no he encontrado nada reciente, todo es muy
antiguo, fue la reina de las portadas de Interviú y Lib y estuvo en la cima de ese
tipo de publicaciones en esos años, ahora no he encontrado ni rastro.
Es lo efímero de cierto tipo de popularidad, personajes que ascienden a los Olimpos
de cierto tipo de públicos y luego desaparecen, los juguetes rotos.
Sobre la basura mediática eso es otro tema, he visto un artículo en El País de un 
prestigioso periodista hablando sobre Arbeloa, Mourinho y Mayor Oreja, que me ha
dejado estupefacto, la forma de vocear su parcialidad sin pudor con un discurso 
similar y de tan baja estofa intelectual a uno de Millan Astray, desde una tribuna que
les permite ese tipo de patente de corso.
Hablar de fútbol sin tomar distancia de lo que se ha visto es un error, uno debe de
ver y analizar todo alejándose de la pasión que nos mueve a todos para defender
nuestros colores y sobre todo tiene que por lo menos saber de lo que habla y haber
dado alguna patada a un balón en su vida, eso ayuda.
La colección de insultos y descalificaciones con la que se ha despachado el señor
Izquierdo a mí me asustan, teniendo en cuenta que sólo tiene 9 años más que yo,
y me hace preguntarme si el deterioro intelectual que produce la edad conduce tan
rápidamente a la estupidez y al babeo en un hombre que todavía debería tener alguna
capacidad para discernir entre el ridículo y la andropausia intelectual.
Peter Greenaway el gran director de cine al que tanto admiro ha decido someterse a
una eutanasia voluntaria a los 80 años, porque cree que a esa edad ya no puede dar
nada intelectualmente brillante, el señor Izquierdo debería reflexionar sobre como
dejar de vomitar basura, no tener argumentos defendibles y convertirse en un 
esperpento más de la caverna mediática.
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *