Rafael Roa © 2008

Lo malo de soñar es que te despiertas generalmente con legañas en los ojos y una
desorientación total, a veces necesitas un par de cafés bien cargados para saber
donde estas de nuevo y retomar el rumbo.
Entre el primer y segundo café me acordé de un boxeador, “Mando Ramos”, aquel
californiano que mantuvo encarnizados combates con Pedro Carrasco, hablaré
de Ramos para usarlo como metáfora por su forma de boxear, a veces usaba una
guardia baja para provocar a su adversario y que cayese en la trampa de su
temible contra.
Nunca hay que fiarse de aquellos que llevan la guardia baja, al final terminas
cayendo en sus redes, golpeado contra la lona, derrotado y atormentado por tu
torpe derrota.
La vida es igual que el boxeo, si caes en la trampa sea cual sea, siempre pierdes,
por eso es necesario tener siempre la cabeza fría y alejarla del corazón todo lo
que puedas para no sufrir daños irreparables.
Jimmy Fox el gran editor de Magnum durante más de 30 años lo sabe bien, en
su trabajo sobre el boxeo, ha ayudado a muchos boxeadores derrotados a curar
sus heridas, él fotografió la soledad de la derrota de unos hombres que peleaban
generalmente por sobrevivir, unos hombres que eran corredores de fondo sin
futuro y que sólo pensaban en el siguiente combate.
Así es la vida, es mejor seguir adelante con frialdad para no caer en el baile de
piernas de un astuto boxeador experto en la trampa de la guardia baja.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *