Rafael Roa © 2003 – A Void Regard

Acabo de salir de un bar, tomé un café mientras revisaba mi correo electrónico,
era la típica cafetería del centro donde uno no volvería a entrar, ni recomendaría
a sus amigos. En una esquina enfrente de mi como a 6 metros estaba “el idiota”,
no se parecía nada al de Dostoyevski.
Era un sujeto que trataba de vestir como de modernillo de diseño, quizás fuese
diseñador web o de algunas de esas nuevas profesiones nacidas al amparo de la red.
Su actitud arrogante con el camarero me empezaba a cargar, miraba con el mentón
ligeramente subido y de soslayo, moviendo las manos con una cierta afectación,
similar a la de un actor de cuarta, no tuve más remedio que observar el espectáculo,
pues los grititos arrogantes estaban llamando la atención de los presentes.
Estaba ojeando el primer ejemplar de mi libro A Void Regard que acabo de
producir en Blurb, y me di cuenta que la mirada del idiota era mucho menos
interesante que cualquiera de las que yo había captado en mi libro, y que me
producían más respeto esas miradas últimas de aquellos seres antes de morir
que la de este idiota de diseño, muchas veces es sano alejarse de cierta clase
de seres vivos.

 Rafael Roa © A Void Regard – 2006

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *