Rafael Roa © 2011 – still de video – Dos Miradas

Nos cruzamos de forma vertiginosa casi sin vernos, nos miramos sin retener la
imagen del otro, sólo lo necesario para no tropezarnos por esos túneles llenos
de prisas y agobios, de problemas y sueños, cemento y ruido de pisadas, de
rápidas carreras para llegar a tiempo. Cuando podemos leemos o estamos
aislados en nuestros cascos oyendo música, muy poca gente habla y nunca con
extraños, no hay sonrisas cómplices, a veces alguna mirada furtiva en busca
de deseo, los cazadores de lo ajeno están al loro, todo sucede de una manera
trepidante, correr, llegar, sólo yo, sólo tu, la nada, el vacío social, la jungla
sin palabras nos espera cada día.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *